Atentos con...

Las lágrimas de Cristiano

Si el Balón de Oro 2013 lo hubiera ganado el argentino Lionel Messi el mundo del futbol lo hubiera abrazado como lo hizo las otras cuatro veces en que se coronó monarca a fuerza de gambetas, goles y títulos. Si lo hubiera ganado el francés Frank Ribéry nadie hubiera puesto en duda que sería la lógica consecuencia y destino del mejor jugador de la UEFA 2012-2013. Pero lo ganó Cristiano Ronaldo y respecto al del Real Madrid, entre quienes lo aman y odian se reparten una tribuna.

Segundo en las ediciones 2007, 2009, 2011 y 2012, el lusitano de portentoso físico, descomunal pegada y toda potencia, casi robotizada, acabó en Zúrich con la extendida tiranía del "Messías" de 26 años, ganador en 2013 de la Liga Española, de la Supercopa de España, Mejor delantero y Mejor jugador de la misma, Pichichi, Bota de Oro, integrante del Once Ideal de L'Équipe, Máximo goleador del año de la UEFA y Mejor futbolista para The Guardian, más otro centenar de logros individuales y colectivas con Barcelona. Fue su séptima nominación, su tercera que no gana (antes, 2007 y 2008).

Atrás quedó también Ribéry, conquistador a sus 30 años de la UEFA Champions League, de la Bundesliga, amo de la Copa de Alemania, de la Supercopa de Europa, del Mundial de Clubes y su Bota de Oro, todo con Bayern Munich.

Pero decía, ganó Cristiano, parte del Once Ideal de L'Équipe y La Gazzetta dello Sport, goleador de la UEFA Champions League, artillero de la Copa del Rey, Mejor futbolista para el World Soccer, Trofeo Di Stéfano de la LFP y Jugador más valioso, el mejor extranjero para El Mundo, entre otros blasones que luce el "Comandante".

Brutales los tres, estrellas, pero ningún otro hubiera llorado como Cristiano al recibir el Balón de Oro que desde 2008 no ganaba, cuando el Manchester United de Sir Alex Ferguson lo entregó al mundo para el deleite del futbol. Y con esa imagen me quedó.

http://twitter.com/hglezvillalba