Atentos con...

¿Debe Chicharito Hernández salir del Manchester United?

SÍ. 2 apariciones como titular en los 12 recientes juegos del Manchester United en la Premier League (derrota en septiembre ante West Brom, 1-2; y 2-2 hace una semana con Cardiff) deben hacer reflexionar a Javier Hernández sobre su presente y futuro en el club.

Llenos de expectativas, vimos al Chicharito Hernández ponerse la camiseta de los Red Devils en julio del 2010 y que en su temporada de debut nos resolviera una y otra portada con cada una de sus 20 anotaciones para el equipo de los 32 millones de fanáticos en todo el mundo (el cuarto más popular).

La letalidad del Chicharito corroboró al instante los apuntes que los emisarios del United hicieron del mexicano durante un semestre, antes de marcar en su expediente el casillero de ‘fíchese con urgencia’.

El informe técnico y familiar de Javier, vertidos rigurosamente en medio centenar de hojas daban cuenta exacta de un muchacho con cualidades excepcionales para el gol, pero con fecha de caducidad incluida; Ferguson ambicionó a la naciente estrella -nada nuevo con 23 temporadas con el United- para darle un valor agregado durante un par de años y que después las invisibles fuerzas del mercado hicieran el resto.

Apenas apareció Chicharito -camiseta 14- en una competición oficial y marcó… fue el domingo 8 de agosto del 2010 ante Chelsea en la final de la FA Community Shield, con triunfo incluido por 3-1, ingresando de cambio por el 7, Michael Owen, el ex niño maravilla. Nada mejor para Javier que ese momento de fulgor en Wembley, mostrándose ante 90 mil aficionados repartidos por igual en colores.

Eran tiempo de Sir Alex Ferguson, de 68 años de edad (Gova, Glasgow, 31 de diciembre de 1941), los años finales de una dictadura ejercida casi a la perfección durante 26 temporadas, con insuperable saldo de 38 títulos, una gestión con patente, legado y sin oposición.

Eran tiempos en que a Javier no le hicieron falta apoyo, consejos ni minutos sobre los 7 mil metros cuadrados verdes, así fuera en Old Trafford, Anfield, Etihad, Liberty, Villa Park, Ewood Park, Craven Cottage, St Jame’s Park o el White Hart Lane, sitios donde hoy cada vez menos se oye el “¡Chicha, Chicha!” y empiezan a escasear las camisetas con su apodo en las espaldas.

Tottenham Hotspur, rival del United este domingo en la fecha 13, ha ofrecido 12 millones de dólares por el mexicano, pero para el United vale al menos 30 –le costó casi 10 millones de dólares-; a la lista de clubes prospectos se suman Arsenal del francés Arsène Wenger y la Roma, del también galo Rubi García, en un trueque que incluiría al mediocampista Miralem Pjanic (23 años), quien además jugará en 2014 con la camiseta 8 de Bosnia en la primera Copa del Mundo de esa selección.

Las ofertas no le faltarán al Chicharito, tampoco las formas en que sean presentadas a la mesa de David Moyes, sea compra directa, trueque, una combinación de ambas, qué se yo… lo importante es el tipo de futuro que se labra Javier desde hoy, a sus 25 años, cuando ya es tiempo de ir pensando cómo quiere llegar al Mundial de Brasil y a todo lo demás que se venga, que al fin y al cabo Manchester United seguirá siendo lo que ha sido desde 1878, pero de él puede que, cumplido el primer semestre de Moyes como the new boss, no quede ni rastro de aquél que fue en 2010.

Apúntalo: en el Tottenham-Manchester United, el legendario mediocampista galés Ryan Giggs, de 40 años (29 de noviembre, 1973), cumplirá su aparición 954 con los Red Devils, con 168 goles anotados, desde 1991.


hector.gonzalez@milenio.com

@hglezvillalba