Sobre héroes y hazañas

La Serie Mundial de 1975

Ojalá el recipiente de nuestra memoria fuese, como solía decir Borges, más hospitalario, también más selectivo. Un puñado de recuerdos en la historia quedan grabados de manera indeleble.

Entre los que atañen al beisbol de la Gran Carpa sobresale sin duda la Serie Mundial de 1975. Los protagonistas: Rojos de Cincinnati y Medias Rojas de Boston. Ese mismo año, en el ocaso de septiembre, había muerto Casey Stangel. Un hombre que dedicó su vida íntegra al beisbol. Cinco de los siete juegos de aquella mítica serie se decidieron por la diferencia de una sola carrera. Boston empató la Serie en el cuarto y en el sexto juegos, pero los Rojos ganaron el séptimo juego 4 carreras a 3 en la casa de los Medias Rojas. El héroe fue el segunda base Joe Morgan, apodado El Pescado. Una pléyade de grandes jugadores participó en esa Serie: Tiant, Lynn, Gerónimo, Carbo, Pérez, Concepción, Bench, Yastrzemski, etc.

En plena adolescencia, en un remoto lugar de la provincia mexicana, dos años después de la muerte de mi padre, aquella sinfonía deportiva fue para mí un remanso de paz y de alegría inolvidable.

Perdón por la digresión: en ese año Muhammad Ali defendió el título en cuatro ocasiones: en marzo contra Chuck Wepner, en mayo contra Ron Lyle (quien protagonizaría mítica contienda contra Foreman), en el umbral de julio su rival fue el inglés Joe Bugner y, por último, en el amanecer de octubre contra nadie menos que Joe Frazier. Fue en Manila, Filipinas. ¡Qué año!

Ah: ¡Ojalá que nuestra memoria fuese más hospitalaria!  

gilpradogalan@gmail.com