Sobre héroes y hazañas

Los hermanos Rojas Alou

Ahora que Jonathan dos Santos jugará en el Galaxy de Los Ángeles con su hermano Giovani recordé un par de casos de hermanos que plantaron cara en el deporte profesional. El primero, celebérrimo, fue el de los Van der Kerkhof: jugadores de la selección holandesa de futbol que disputó dos finales consecutivas en la década de los setenta: René y Willy. En ambas finales Holanda sucumbió. El futbol total de la Naranja Mecánica tuvo su apogeo en el Mundial de 1974 y los hermanos Van der Kerkhof, con su asombrosa semejanza física, dificultaban los marcajes y confundían al enemigo. Y sin embargo hay un caso de mayor pasmo y perplejidad en la historia del deporte: los patrulleros hermanos Rojas Alou: un trío de jardineros dominicanos que llegaron a jugar (¡para asombro del mismísimo Ripley!) juntos en tres partidos de la gran carpa en el mes de septiembre de 1963. Felipe, Mateo y Jesús Rojas Alou jugaron juntos el 15, el 17 y el 22 de septiembre.

La primera vez en el desaparecido Forbes Field de Pittsburgh. Los hermanos Rojas Alou jugaban en aquella inolvidable temporada con los Gigantes de San Francisco. Es cierto que no iniciaban los tres hermanos como titulares, pero imagínense a Mateo supliendo a nadie menos que a WillieMays.

El artista del bat Mateo Rojas Alou desapareció de la faz terrena en el crepúsculo del 2011, pero ya había convencido al mérito (que funge como portero) para alcanzar la isla de la inmortalidad. 

gilpradogalan@gmail.com