Sobre héroes y hazañas

Ricardo Brandón in memoriam

Acaso el minuto de silencio que no se le dedicó al máximo goleador uruguayo en la historia de nuestro futbol (172 dianas) hubiese fungido como aliciente de una magnífica actuación del alicaído Toluca, eliminado por el Santos Laguna en su aspiración por llegar a la Liguilla. No lo sé, pero hay misteriosas y efectivas conexiones entre el mundo de los muertos y el orbe de los vivos. Y Brandón militó con el equipo escarlata e, incluso, fue campeón goleador con el Toluca en 1979. Yo recuerdo a Brandón con el glorioso Atlético Español que disputó una final contra La Máquina celeste del Cruz Azul, acaso el mejor Cruz Azul de la historia. Aún late en mis sienes (hasta siento en el pulso de mis sienes) la voz entusiasta de Fernando Luengas al narrar un pasaje de la final del futbol mexicano 73-74: “Brandón remata tocando el balón con el talón y Marín congela la opción sobre la misma raya de gol”. Era Brandón un artillero letal, un ariete mortífero: convertía con los pies y con la cabeza con pareja fortuna. Por eso digo yo, ahora que se fue cuando solo había cumplido setenta años, que Ricardo Brandón le hubiera echado la mano al Toluca desde la Cancha Mayor. Es lo que creo. 

gilpradogalan@gmail.com