Sobre héroes y hazañas

Los míticos Rayados

Ahora que se avecina la final regiomontana recordé, ¡y cómo no!, a los míticos Rayados del Monterrey de aquellos tiempos en los que yo vivía en Múzquiz, Coahuila.

En esos Rayados del Monterrey jugaba nadie menos que el Alacrán Jiménez, un carismático goleador motejado así por Ángel Fernández, la leyenda mexicana del micrófono. Recuerdo con devoción algunos nombres: Guarací Barbosa, el arquero Javier Quintero Morones, Milton Carlos, el Vikingo Francisco Bertocchi (el uruguayo que anotó ocho goles en un partido, goleador de la Copas Libertadores en 1970), Nilo Acuña, Magdaleno Cano, Ubirajara Chagas, Paco Solís. En fin. Aquí recuerdo la célebre frase de Amado Nervo: “Un hombre envejece cuando cree que su futuro ya no puede ser mejor que su pasado”, es decir, cuando tenemos más recuerdos que proyectos la edad, como al viejo de la canción de Piero, se nos vino encima. Yo recuerdo con gratitud y admiración tardías al Monterrey de la década de los setenta.

¡Ah!, que no se incordie la afición de los Tigres: también recuerdo al Patrulla Gerónimo Barbadillo, a Batocletti, a Wálter Daniel Mantegazza y al Jefe Tomás Boy, pero en esta final voy con Rayados. ¿Por qué? Porque no me gustaría que los Tigres sobrepujaran al Santos en títulos de Liga conquistados.

Venga Monterrey: la fiesta tiene ya fecha. Monterrey vivirá una final de leyenda. Estoy seguro. Los protagonistas son lo más granado del futbol profesional mexicano. Venga la inmediatez quemante de un duelo histórico. 

gilpradogalan@gmail.com