Sobre héroes y hazañas

La crónica poética de Neno Díaz

“Aquí, mayo fugaz, tu gracia pura”. Con este bello verso de Eugenio Florit cierra Neno Díaz su crónica del beisbol ligamayorista. Alejandro González Acosta, fábrica y almacén, erudito de mollera inteligente, ha reparado en las bondades estilísticas de quien reseña las proezas de los cubanos en la Gran Carpa. Quienes nos dedicamos a tender puentes entre la cultura y el deporte somos pontoneros: hacedores de puentes o pontones. Para darnos cabal cuenta de la temperatura lírica que desliza Neno Díaz en la sección deportiva del Diario de Cuba (www.diariodecuba.com) baste citar el inicio de su “Échale salsita”: “El 16 de abril le cantábamos los versos de Sindo Garay, eso de “tan solo me sostiene la esperanza,/porque ella vive eternamente en mí”.

El 18 le pusimos un cartelito en su cueva: “cuidado, se dejará acariciar mientras hiele, pero morderá en verano”.

Y luego destaco la manera de apodar al bat como “bejuco”: “Pito Abreu se desperezó y blandió el bejuco”. El bat tiene muchísimos nombres: majagua, tolete, carabina, madero, rifle y una larga fila de etcéteras.

Recuerdo cuando Sonny Alarcón dijo que el moreno Gates Brown blandía el bat como cepillo de dientes, pero jamás había escuchado este sinónimo elocuente: la planta sarmentosa y trepadora del Caribe. Por lo demás bejuco es una hermosa metonimia. Qué bien por Neno Díaz: logra la fecunda alianza de la poesía y la salpimentada crónica del Rey de los Deportes.

gilpradogalan@gmail.com