Sobre héroes y hazañas

Aaron Pryor in memoriam

Ha muerto Aaron Pryor, uno de los más grandes boxeadores de todos los tiempos. Para darnos cabal cuenta de la grandeza de Pryor, hemos de nombrar a varias de sus víctimas en el cuadrilátero: Tommy Hearns (amateur), Kid Pambelé, Akio Kameda y, sobre todo, Alexis Argüello, el flaco explosivo de Managua. La primera refriega contra Argüello, en el Orange Bowl de Miami, en noviembre de 1982, fue considerada como la batalla de la década por la revista The Ring. Una contienda reñidísima que culminó en el capítulo 14, con Argüello literalmente atorado en las cuerdas recibiendo inclemente metralla. Luego vino la revancha. Alexis prometió dar hasta la última gota de sangre en esa pelea. Y así fue, pero Pryor era una locomotora imparable, un boxeador que, salvo en su única derrota como profesional contra el desconocido Bobby Joe Young, jamás retrocedía. Pryor perdió de manera inexplicable contra Bobby, quien lo alcanzó con letal derechazo en el séptimo round. Aaron se bamboleaba aturdido. Luego se hincó para persignarse con los guantes, pero las piernas ya no le respondían.

El fin de una vida lacerada por la adicción a la cocaína llegó cuando el corazón de Pryor ya no pudo más. El ocaso de uno de los más grandes. Descanse en paz Aaron Pryor. 

gilpradogalan@gmail.com