Sobre héroes y hazañas

El milagroso retorno de Christian Chivu (Primera parte)

Iniciaré con un lugar común: las lesiones son un mal que amenaza a los jugadores de cualquier deporte. Vaya novedad. Podemos dividirlas, en atención a su severidad, en mortales, graves o leves. Las mortales suceden con mayor frecuencia en deportes extremos como el automovilismo, el boxeo o en el ascenso o descenso de montañas. Una lesión grave puede retirar para siempre a su protagonista como ocurrió, por ejemplo, al volante del Atlas César Andrade en noviembre de 1999: su automóvil se impactó contra una valla de protección de la vía rápida y César perdió su pierna derecha: retiro súbito y fulminante del futbol. Una promesa en todo lo alto del cielo deportivo mexicano se apagó sin remedio. Caso nítido de lesión irreversible y dramática. Entre las lesiones leves debemos indicar el legendario brazo vendado del káiser Franz Beckenbauer en la semifinal del Mundial de Futbol México 70: Alemania perdió contra Italia. Las lesiones leves incomodan, pero no obstaculizan o impiden al deportista a que desempeñe su función natural en el terreno de juego: el brazo que se le zafaba al defensa vasco-francés Serge Blanco en el Mundial de Rugby o la mandíbula rota de Alí a manos de Ken Norton en el primer combate de una serie de tres (San Diego, 31 de marzo de 1973). Alí terminó ese pleito de manera heroica.

El 2010 fue un año de claroscuros para el espigado y correoso defensor rumano Christian Chivu, quien no pudo arreglar su contrato con el Real Madrid: Chivu quería cinco millones y medio de euros por temporada. El Inter de Milán se acercó al precio y se agenció los servicios de quien ya había militado en el Ajax holandés y en el Roma. Titular indiscutible del seleccionado rumano, el impasible e impasable central anotó 13 dianas con el Ajax, una marca amplia si pensamos en la función específica de Chivu en el campo. Con el Inter de Milán Chivu rozaría, en un mismo año, el infierno y la gloria. El 5 de enero de 2010, en un encuentro de la Liga italiana entre el Inter de Milán y el Chievo Verona, las cabezas de Christian Chivu y el delantero Sergio Pellissier chocaron de manera brutal, terrible. Pellissier se recuperó no sin problemas, pero Chivu tuvo que ser trasladado en camilla hacia el hospital donde se le diagnosticó fractura de cráneo.

gilbertoprado@hotmail.com