Sobre héroes y hazañas

El grito de Marco Tardelli

Entre las celebraciones de goles marcados en finales de mundiales del futbol profesional ninguna, para mí, como la de Marco Tardelli en el Mundial de España 1982. La final fue, como sabemos, entre Italia y Alemania. El mismo Tardelli, andado el tiempo, narró con emoción impar aquel momento épico. A la letra dijo: “Fue muy emocionante, conmovedor, tras marcar el gol vi –como dicen que ocurre a los moribundos- las imágenes claves de mi vida toda: mi niñez, mis padres, mis hermanos, mi debut en el futbol italiano: fue increíble. He nacido con ese grito, no nació solo en aquel momento. Vives tu vida y vas acumulando en tu interior experiencias que te gustan y otras que te gustan menos. Me salió todo junto en aquel momento”.

Era duro el centrocampista de la Juventus Marco Tardelli. En aquel juego (minuto 69) Gaetano Scirea (en paz descanse) trazó el balón hacia Marco y éste tras resbalarse, casi cayéndose, disparó un zurdazo al arco teutón para conseguir el segundo gol de la Azurri en el partido. El partido terminó tres a uno a favor de Italia. Tras su disparo sobrevino la efusión desbordada y el grito inolvidable, la euforia potenciada. Recuerdo aquella celebración como la más emotiva de la historia.

Hay historias humanas orientadas hacia un momento único, irrepetible. Un momento que condensa en segundos o minutos el esfuerzo realizado durante muchos años. Para Marco Tardelli fue aquel heroico gol y su inmortal grito celebrante.

gilpradogalan@gmail.com