Sobre héroes y hazañas

Floyd Mayweather Jr.: el adiós de un gigante

Magnífico cierre de carrera el de Floyd Mayweather Jr. El mítico boxeador (un hombre elástico que absorbe castigo sin mostrar jamás señas de dolor) había defraudado en su combate contra el demonio de Manila Manny Pacquiao.

¿Por qué fue muy distinto el despliegue de recursos ofensivos mostrados por Floyd en la pelea contra el irlandés? Porque el estilo bronco del luchador de artes marciales mixtas permitió a Mayweather Jr. ir hacia adelante y cerrar de manera ciclónica el combate. Es obvio que Conor jugó de visitante, pero no me refiero a la condición de local, sino que tuvo que ajustar su plan de pelea a un exceso y a un defecto. El excesivo número de rounds y el defecto de solo poder golpear con las manos. Estas dos circunstancias determinaron el fatigoso curso de la batalla.

Se retira Mayweather Jr. con un palmarés invicto que va de su duelo inicial contra Roberto Apodaca hasta la recia contienda contra McGregor. El reguero de víctimas comprende a Pacquiao, Canelo Álvarez, Marcos Chino Maidana, Andre Berto, Juan Manuel Márquez, Óscar de la Hoya, Shane Mosley, Ricky Hatton, Miguel Cotto, José Luis Castillo, entre muchos otros.

El único que estuvo cerca de vencerlo (o lo venció, pero le robaron la pelea) fue José Luis Castillo en la primera de las dos refriegas que sostuvieron. Debo confesar que, a pesar de ostentar un estilo ultra-defensivo y nada vistoso en múltiples peleas, la victoria de Floyd el sábado pasado fue convincente. 

gilpradogalan@gmail.com