Sobre héroes y hazañas

El extraordinario George Brett

Durante la Serie Mundial de 1980 se enfrentaron los mejores antesalistas del beisbol de la gran carpa: Mike Schmidt y George Brett. El duelo lo ganó Schmidt (fue el Jugador Más Valioso), pero cuando evocamos a los Reales no podemos dejar de costado la figura de Brett: único jugador que ha sido campeón de bateo en tres décadas distintas y uno de los cuatro inmortales que han bateado un promedio superior a .300, 300 jonrones y más de 3,000 hits. Los otros tres fueron nadie menos que Hank Aaron, Willie Mays y Stan Musial. En esa distinguida ringla se forma Brett, electo miembro del Salón de la Fama en 1999.

Para darnos cabal cuenta de la grandeza de Brett pensemos que, después de Tony Gwynn (.394), ha sido el mortal que más se ha aproximado a la mítica cifra de los .400 de porcentaje de bateo desde Ted Williams en Grandes Ligas (.406 en 1941). Traducido al buen romance significa que de cada 10 turnos el bateador pega cuatro imparables, algo increíble.

Han querido desdorar el prestigio y la trayectoria de Brett a partir de la anécdota donde el iracundo Billy Martin acusa y demuestra que en aquel juego contra los Yanquis (julio de 1983), el antesalista utilizó un bat con alquitrán extra: una peca en un rostro de un palmarés impresionante. A pesar de caer frente a los Filis en la Serie Mundial de 1980 antes citada, George Brett –quien había sido el Jugador Más Valioso de la Liga Americana ese año- bateó un escalofriante .375 de porcentaje en esa confrontación.

En la apretada y estricta nómina de los mejores terceras bases de todos los tiempos  junto a nombres como Wade Boggs (el “Come pollos” era muy supersticioso y antes de cada cotejo devoraba un ave), Mike Schmidt, Graig Nettles o Brooks Robinson, el de George Brett fulgura de manera incontestable. Ahora que está en marcha la Serie Mundial entre los Reales de Kansas y los Mets de Nueva York es imposible no pensar en este prodigioso antesalista: el extraordinario George Brett que siempre jugó para la escuadra de Kansas City.  

 

gilbertoprado@hotmail.com