Sobre héroes y hazañas

La excepción del romperredes

El diccionario avisa que hipérbole es una figura retórica definida por un “aumento o disminución excesiva de aquello de que se habla”. Entre los calificativos del goleador, destaca uno que parece ser una hipérbole pero que, en rigor, no lo es: romperredes. Es una exageración, porque habitualmente quien anota sacude, estremece, cimbra la red, pero no la rompe. Los ejemplos en la otra orilla son notables y hay uno que, por su sospechosa veracidad, perdón por la expresión casi contradictoria, resulta pasmoso.

En México recordamos los riflazos de Víctor Ruiz, el recio centrocampista que rompió la red cuando militaba con el Toluca. El caso extremo, difundido por las redes sociales, fue el gol que protagonizó Hulk, apodo de Givanildo Viera de Souza. Es un gol que agota las combinaciones de lo imposible. ¿Por qué? Porque a diferencia del trallazo que rompió las redes por parte de Cristiano Ronaldo en el amistoso Real Madrid-Chivas, el de Hulk logra la proeza con todo y portero. Sí,: aparece Hulk driblando jugadores y luego de manera sorpresiva lanza su letal arponazo y el impacto impulsa al portero hacia la malla para, inesperadamente, romperla. Recuerdo que Hulk nos puso a temblar en la franja crepuscular de la final en pos del oro olímpico contra Brasil en Londres.

El carácter excepcional del gol que rompe la red me hizo pensar en el calificativo militar de quien fragua las anotaciones: ariete. ¿Qué es un ariete? “Máquina militar que se usaba antiguamente para batir puertas o murallas”. El apodo es certero. El ariete vence al custodio de la portería.

En cambio, hay goles hermosos, irrepetibles y que no rompen las redes como el tiro libre de Roberto Carlos en el amistoso contra Francia. El llamado “gol que desafió a la física” cumplió en el umbral de junio 19 años de haber sido ejecutado. El inopinado viraje de un balón que parecía salir sigue siendo un misterio. Un zurdazo a 35 metros del arco. El portero era nadie menos que Fabien Barthez.

El gol de Hulk que rompió la red con todo y portero es intrascendente. Concedo a mi lector, sin embargo, que decir romperredes a quien realiza los goles sí es una exageración, sí es una hipérbole.  

gilpradogalan@gmail.com