Sobre héroes y hazañas

El día de Márton Esterházy

Ahora que Mercedes Monmany presentó su libro Por las fronteras de Europa en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia, con la espléndida hospitalidad de Héctor Orestes Aguilar, ambos recordaron la proeza de Márton Esterházy, el futbolista hermano del escritor Peter, y quien clavó once dianas con la selección húngara. Hay deportistas que se inmortalizan en solo una jornada, en unas cuantas horas: el juego perfecto de Don Larsen, la noche mágica de James Buster Douglas (quien aniquiló a nadie menos que Mike Tyson o el soñado juego de Wilt Chamberlain donde encestó 100 puntos (59 en la segunda mitad).

En ese mismo sentido giran las manecillas del reloj heroico de Márton Esterházy, quien asistió a Kovács Kálmán para que éste anotara el segundo gol del partido contra la verdeamarelha de Telé Santana, en Budapest. Era marzo de 1986, unos cuantos meses antes del Mundial de Futbol en México y Hungría venció tres a cero a Brasil en un juego frenético, delirante.

El gol de la puntilla fue autoría de Márton Esterházy: una colada vertiginosa por la banda derecha, un disparo que rechazó el guardavallas Leao y el contundente remate a la red. Era la jornada histórica de Márton Esterházy. Un día inolvidable. 

gilpradogalan@gmail.com