Sobre héroes y hazañas

Rotar a Osorio

Me da cierta grima escribir en contra del director técnico de la Selección Nacional, pero ya me colmó el plato. Había, incluso, escrito un palíndromo homenaje por su buen porcentaje al frente del Tricolor, mas la actuación en la Copa Confederaciones motiva esta reflexión, aunada a la  actitud del colombiano quien no oye ni ve ni lee nada. Por eso intitulé mi artículo “Rotar a Osorio”. Cuando aludo a la pésima actuación en la Confederaciones no me refiero a los jugadores. Me refiero de manera explícita y abierta al desaguisado final, cuando vuelto una fiera sin tolerancia a la frustración arremete con insultos contra árbitro y juez de línea. Juan Carlos Osorio se subió a un ladrillo y se mareó. Sordo y ciego avanza hacia el abismo de la mediocridad de manera campante. Y todavía juzga que México no ha enfrentado jamás a súper potencias. Dice que solo hemos enfrentado a equipos “moleros”. Olvida el juegazo de México en la Confederaciones 2005 contra Alemania. Olvida las decorosas actuaciones contra los teutones en dos mundiales más: en 1986 y en 1998. Juzga la sincronía (lo que ocurre hoy), pero olvida la diacronía (la ringla de juegos en la línea del tiempo): Pepe Toño Farías dixit. Soberbio e infatuado, Osorio desbarra sin rumbo fijo. Estoy de acuerdo: hay que hacer más cambios, querido director técnico: es justo el tiempo de que hagas la maleta. 

gilbertoprado@hotmail.com