Sobre héroes y hazañas

Equipos favoritos

La frase es de Blas Pascal, el autor de Pensamientos y ha sido citada hasta la saciedad, acaso solo borrada por la frase del filósofo español, en cuanto a ser asaz trillada: “Hay razones del corazón que la razón no entiende”. Y lo digo porque a veces ignoramos las razones por las que nos decantamos acerca de nuestros equipos favoritos. Y cuando nos interrogan respecto de por qué, por ejemplo, le vamos al Real Madrid nos teletransportamos a la era en que Hugo Sánchez plantaba cara con sus Pichichis en el club merengue.

¿Y por qué le ibas a los Charros de Jalisco si naciste en La Comarca lagunera? Le iba al club jalisciense en aquella época en que lograron la proeza de remontar en la serie final contra los Saraperos de Saltillo de Lupe Chávez, Ro-mmel Canada o Rigoberto Mena. Fue en 1971 y los Charros se coronaron tras estar contra la pared tres juegos a cero. Una hazaña increíble. En el relevo brillaba Manuel Lugo, quien también se lució en la serie del caribe. Ocho Saraperos batearon sobre 300 de porcentaje, pero los Charros nadaron a contrapelo.

Acaso la más poderosa razón para inclinar nuestra voluntad hacia determinado equipo sea nuestro lugar de origen. Yo, por ejemplo, le voy al Santos Laguna. Y sin embargo: ¿Por qué le iba a los Charros de Jalisco y no a los Algodoneros del Unión Laguna? Recurro una vez más a Pascal: “Hay razones del corazón que la razón no entiende”. Y en el beisbol, ¡oh misterio!, le voy a los Orioles de Baltimore. ¿Por qué? Solo Dios sabe. 

gilpradogalan@gmail.com