Sobre héroes y hazañas

Amado Nervo deportivo

¡Vaya mayúscula sorpresa! Al hurgar en las páginas del libro Amado Nervo: el periodista de Mayra Elena Fonseca Avalos encontré, casi al final de la obra, la faceta del Nervo como reseñista que cubre los juegos del “Eder Jai” en el lapso que comprendió del 23 de diciembre de 1895 al 12 de octubre de 1896, día en que se publicó la crónica titulada La inauguración del Jai Alai, todas bajo el seudónimo de Benedictus.

Me retuvo una reseña-crónica escrita en verso, la forma más y mejor trabajada por el escritor de Tepic: “¿Y por qué no? Yo tengo mis caprichos,/Y dióme la humorada/De escribir esta crónica en perversos,/Ya que la prosa cansa/Y comiendo perdices a toda hora/El paladar se estraga,/y per troppo variare…más al grano,/Que de preámbulo basta,/Con buena y escogida concurrencia/Y magnífica entrada/A las tres comenzó el primer partido/A veinticinco rayas”.

La crónica prosigue de manera deliciosa. ¡Quién iba a pensar que el autor de Serenidad, Elevación y Plenitud hubo invertido tiempo y vida en escribir sobre deportes!

De Nervo recuerdo una frase contundente y que entraña gran sabiduría: “Un hombre envejece cuando cree que su futuro ya no puede ser mejor que su pasado”.

¡Ah!, después de 1896 vendrían los mejores libros del gran poeta. 

gilpradogalan@gmail.com