Sobre héroes y hazañas

Italia pierde con la cara al cielo

Alemania ha dado un fuerte golpe de timón al imponerse a Italia en Francia y avanzar a semifinales. Alemania quebranta la tendencia victoriosa italiana -en partidos oficiales- sobre los teutones y gana en penales. Una serie de penales súper emocionante, enemiga de lo previsible. Esta serie me hizo recordar dos más donde Italia mordió el polvo en definiciones similares: contra Argentina en la semifinal de 1990 en Nápoles y, la más dolorosa, sin duda, porque fue en una final, contra Brasil en Estados Unidos. La ringla de villanos comprende ahora a Serena, Donadoni, Baggio, Zaza y Pellé. Estos dos últimos tiradores intentaron distraer a Manuel Neuer con acciones atípicas. Simone Zaza, con un bailecito insólito, tragicómico por el resultado, tan vistoso como estéril. El segundo hace la finta con la mano de que habrá de picar el balón y dispara una rolita infame. Pero nada tan terrible como aquel disparo del 3 de julio de 1994 en el Rose Bowl de Pasadena, California. Han pasado ya 22 años y la imagen no se deslíe, no pierde nitidez en mi memoria. En entrevista reciente, el Divino Baggio confesó algo perturbador, inquietante: “Creo que fue Ayrton Senna quien, desde el cielo, me hizo fallar aquel penal. Yo había sido nombrado mejor jugador del mundo en 1993. Y la presión era muy, muy grande. Pero insisto: creo que fue Senna quien me hizo, desde el cielo, fallar aquel penal”. Recordemos que los jugadores de Brasil dedicaron aquel Mundial al piloto de la Fórmula 1, fallecido días antes del inicio de la competencia. Senna murió el 1 de mayo de 1994 precisamente en el país de Baggio, en Imola, Italia. Aún veo a Baggio allí en la grama del estadio de Pasadena abatido y lloroso. Por eso, en la otra orilla, vimos a Buffon entero tras el fracaso. Porque los italianos perdieron con la cara al cielo y, asimismo, porque demostraron una vez más que el bellísimo sistema defensivo llamado catenaccio les alcanzó para empatarle a la indomable Alemania, a la campeona del mundo.  

gilpradogalan@gmail.com