Sobre héroes y hazañas

La pelea del año: Carmen Basilio frente a Sugar Ray Robinson

“El rey, el maestro, mi ídolo”, así se expresó Muhammed Alí sobre Sugar Ray Robinson. Basta ver una sola pelea de quien rebasó las 202 refriegas sobre el ring para darnos cuenta de que en el boxeo, como en la literatura, lo que no es tradición es plagio. Entre los más avanzados discípulos de Sugar Ray Robinson podemos contar a Muhammed Alí y a Sugar Ray Leonard. Algunas características aprendidas de Robinson por Alí y Leonard: el juego de piernas, golpear al tiempo que se retrocede en el cuadrilátero, bajar la guardia en señal de desafío y el incesante bailoteo para colocar el jab de izquierda como precursor de los volados, ganchos y uppercuts con la derecha. Por esta razón cuando Carmen Basilio fue avisado de que su rival por la disputa de los pesos medianos sería Sugar Ray Robinson intensificó de manera notable su entrenamiento. La pelea tuvo lugar en el Yankee Stadium el 23 de septiembre de 1957. Basilio era un boxeador rudo que avanzaba sobre el ring con fuelle de locomotora. Su repertorio comprendía golpes a las zonas medias y ganchos a la cabeza, entre otras fortalezas. Como tenía menor alcance y era más bajito que Sugar Ray a Basilio le convenía el combate en corto, llevar contra las cuerdas a su huidizo rival. Por ello en el episodio 11 sintió que podía noquear a Robinson y le lanzó una apabullante y feroz andanada de golpes que Robinson recibió con la guardia en alto, casi impertérrito. En el siguiente capítulo Robinson intentó noquear a Basilio con potentes derechazos y explosivos volados. En el segundo examen de la pelea yo declararía empate. No me parece que Basilio haya tomado gran ventaja sobre Robinson, sobre todo porque al final el moreno cerró contundente. Siempre he agradecido las buenas maneras, el urbanismo en el deporte más valiente del mundo: Basilio colocó con amabilidad su guante derecho en la humanidad de Robinson tras el campanillazo que puso fin a la pelea. Robinson le respondió el gesto y colocó su guante en la espalda del ítalo-norteamericano: la caballerosidad de dos titanes del boxeo.

gilpradogalan@gmail.com