Sobre héroes y hazañas

Brasil 2014: el Mundial de los porteros

La paradoja es clara: en uno de los Mundiales con mayor cuota de goles los porteros han brillado. Esto significa que la producción sería aún mayor sin la portentosa intervención de los cancerberos. La sinonimia es contundente: arquero, meta, guardavalla, portero y, en portugués, goleiro. Por cierto. Va la anécdota refrescante: en Río de Janeiro me preguntaron de dónde era. Dije que de México. El taxista, furioso, arremetió con aspavientos: ¡oh! Mexicanos: ¡para as favelas! Seu goleiro parou tudo: “Eu mato com a arma a seu goleiro”. Entonces pude calibrar la gravedad del asunto: los paradones prodigiosos de Paco Memo Ochoa causaron estupor e ira en la población brasileña. Recordemos que al finalizar el partido Ochoa reconoció haber brindado la mejor actuación de su vida. Y así lo juzgaron en Brasil.

Después de Ochoa reconozcamos las 16 atajadas del portero norteamericano Tim Howard contra Bélgica: récord en mundiales. Howard superó la marca establecida por el peruano Ramón Quiroga en 1978 contra Holanda (13 salvadas). Mención aparte merece el arquero del heroico equipo de Costa Rica: Keylor Navas. El meta tico defendiendo la puerta con el cuerpo íntegro: rodillas, pies, brazos y en algún lance, como ocurrió a Ochoa contra Holanda, con la cara. También vale la pena justipreciar el esfuerzo del sorprendente Tim Krul, portero holandés habilitado por Louis van Gaal en las postrimerías del cotejo contra Costa Rica: ataja-penales maravilloso que tiene a la Naranja Mecánica en semifinales.

¿Quiénes más han plantado cara literalmente en esta Copa del Mundo? Sin duda los guardavallas de los equipos que sobreviven en busca de la gloria con el énfasis puesto en el brasileño Julio César. El portero del Toronto FC ha dado una gran solidez a la parte baja de la verdeamarelha. Ya había sido guante de oro de la Copa Confederaciones 2013. Salvo un gol recibido entre sus piernas, el argentino Sergio Romero ha cumplido cabalmente el desempeño de su puesto.

Sí: Brasil 2014 es el Mundial de los porteros, pero las extraordinarias y estremecedoras atajadas del goleiro mexicano Memo Ochoa bordearon la naturaleza del milagro.

gilpradogalan@gmail.com