Sobre héroes y hazañas

Anthony Rizzo, la mano providente

En el artículo dedicado a Steve Carlton aparecido en Sobre héroes y hazañas (Cal y Arena, 2011) narré de modo escueto la milagrosa atrapada de Pete Rose en la Serie Mundial de 1980 entre Reales de Kansas City y Filis de Filadelfia:

“Con un out en la apertura del noveno inning, las bases llenas y Tug McGraw como relevista, Frank White bateó un elevado de foul cerca de la primera base. El receptor Bob Boone pidió que le dejaran atrapar la pelota, mas ésta fue escupida de manera inexplicable por su manopla. Abajo, con mano providente, Pete Rose hizo la memorable atrapada”.

Tuvieron que pasar 36 años para ver algo similar en una Serie Mundial. En el Juego 5, en la apertura de la segunda entrada, el dominicano Carlos Santana bateó un elevado flojo cerca de la primera base.

El receptor David Ross corrió en busca de la pelota que increíblemente salió de la manopla del malabarista Cachorro. A su lado, como ángel providente, el inicialista Anthony Rizzo lanzó con su mano izquierda la esférica hacia su propio guante.

Había logrado un out importantísimo. Un out además simbólico. Parecía ser la pelota el símbolo de la Serie Mundial íntegra. Si hubiese sido foul el batazo de Santana el augurio de la coronación de la Tribu habría hecho mella en el ánimo de los Cachorros.  

gilpradogalan@gmail.com