El apunte final del experto

“Plata o mierda”

El sello de Gustavo Matosas luce en la evolución del campeón. De local, de visita, con línea de cuatro, con línea de cinco, con un delantero, con dos puntas, ganando o perdiendo el León defiende un estilo, defiende una bandera.

Lejos de su mejor versión, de su mejor desempeño el equipo de Matosas siempre apostó por respetar un estilo de juego.
Las bajas por lesión, expulsiones, la partida de Rafael Márquez al Hellas Verona de Italia y una llegada tardía de las segundas opciones como refuerzos para este equipo, le complicaron al entrenador para presentar un once titular consistente, pero no para pelear por defender un estilo de juego.

El tiempo que tardó en recuperar a todos sus elementos, Matosas se encargó de trabajar la idea de juego que tantos logros le ha dado con la base de jugadores con la que viene trabajando desde hace poco menos de tres años.

En el peor de los momentos y con la renuncia puesta en el escritorio de Jesús Martínez, fácilmente Matosas pudo haber optado por adecuar lo que tenía para jugar con otro sistema de juego menos agresivo y con más recaudos.

“Plata o mierda”, esa es la frase que Matosas utiliza cada vez que se le pregunta si cambiaría su estilo. Defensor a ultranza de las formas, el entrenador del León ha logrado vender su idea y convencer a todo el plantel.