Desde el vestidor

El regreso de Ángel Reyna para recuperar su prestigio

El talento desperdiciado, como alguna vez llamó a Ángel Reyna el propietario de las Chivas del Guadalajara, Jorge Vergara Madrigal, está cerca de volver a pisar las canchas de la Liga Mx, supuestamente con los Tiburones del Veracruz, como una revancha en su intermitente carrera como futbolista.

Reyna, un jugador con una calidad importante, pero con una inestabilidad emocional que ha arruinado su potencial futbolístico, es pretendido por su mentor o padre deportivo, como es Carlos Reinoso, en una estrategia donde a todas luces hace pensar que ambos se necesitan.

El estratega chileno tiene sembradas las esperanzas de cambio para los escualos en el proyecto, donde tiene obviamente contemplado al ex americanista, quien a su vez también sabe que volver a la vitrina principal del balompié nacional significaría un respiro para su carrera, esa que puso al servicio de Toros del Celaya en el Ascenso Mx.

Los temas de dinero, hasta donde se puede entender, no serían un problema, bueno siempre y cuando Ángel Reyna acepte la oferta que le haga la directiva veracruzana, que seguramente está enterada que durante su estadía con Celaya percibía alrededor de 250 mil pesos mensuales, un salario infinitamente inferior al que cobraba con Chivas del Guadalajara.

Además, llegar a reforzar a los jarochos que se estarán jugando la permanencia, más que un anhelo consumado del mismo jugador, parecería un favor para su representante Guillermo Lara, quien tiene una estrecha relación con el dueño del Tiburón, Fidel Kuri Grajales.

El futuro, en sus manos

Ese parece ser el futuro de Édgar Gerardo Lugo, quien decidió poner un alto a su carrera durante el Torneo Apertura 2016, luego de no estar convencido del todo para fichar con Ciudad Juárez en el Ascenso Mx y así refugiarse durante los últimos meses, entrenando con los Gallos Blancos de Querétaro.

Su estancia con los queretanos tenía como objetivo que al finalizar el campeonato pudiera llegar a un acuerdo con ellos, y así poder retomar su trabajo dentro de las canchas, pues se presume que es jugador libre, aunque Tigres aún advierte que tiene derechos sobre el jugador.

Justamente en esa parte se encuentra el tema, ya que Querétaro lo pretende para el Torneo Clausura 2017, pero los felinos del norte piden el pago por aceptar que juegue para la causa de los emplumados, ya que temen que Édgar Gerardo retome su nivel y al momento de rendir cuentas la dirigencia de Tigres, no tendrán argumentos para explicar cómo ese jugador fue traspasado sin llevar ingresos a los estados de cuenta de la institución regiomontana. Su futuro no es claro, pese a que existen ofertas por él. 

twitter@Paco_Arredondo_