Desde el vestidor

En esta ocasión, desde 'El Torito'…

El ecuatoriano Joao Rojas es uno de esos casos extraños en la Liga MX; se trata de un jugador que sigue vistiendo la camiseta de Cruz Azul, pese a los desplantes futbolísticos y de actitud fuera de la cancha que suele tener, generando el descontento de varios de sus compañeros, principalmente de los líderes celestes.

Amparado en el pasado que tuvo con Monarcas Morelia, este elemento —que ya juega con pasaporte mexicano— ha tenido un rendimiento de más a menos desde su arribo a los campos de La Noria en el Torneo Apertura 2013, convirtiendo su estadía en el equipo que hoy comanda Tomás Boy, en un verdadero calvario.

En la cancha poco a nada suelen pesar sus apariciones, tampoco se le puede señalar como ese jugador revulsivo en un equipo sumido en una crisis de resultados y credibilidad, pero tampoco es un personaje que pueda presumir que fuera de la cancha sea todo un ejemplo a seguir, no solo para sus colegas, sino para los aficionados.

Joao se ha caracterizado por ser uno de los jugadores con menos ascendencia con los seguidores celestes, quienes en busca del autógrafo en más de una ocasión han puesto en peligro su vida, cuando el ecuatoriano abordo de su auto sale de las instalaciones sin detenerse y sin medir las consecuencias de su irresponsabilidad al volante.

En abril pasado lo acusaron de negarse de dar autógrafos a niños discapacitados, aunque después apenas y bajó el vidrio de su automóvil para decir que era mentira, ya que él tenía un hermano con esas condiciones, logrando que las críticas en su contra se minimizaran, pero su credibilidad quedó endeble.

Pero las actitudes de este sudamericano de nacimiento y mexicano por interés siguen marcando su andar por las calles, perdón, por las canchas mexicanas, y también fuera de ellas, ya que se tiene que ausentar de los entrenamientos del equipo cementero para poder cumplir con sus multas, ya que hace meses fue ingresado al Centro de Sanciones Administrativas, El Torito.

De acuerdo con varias fuentes consultadas Joao Rojas llegó el miércoles 11 de noviembre al Torito para pagar las 21 horas que debía, cuando se amparó luego de ser detenido por el alcoholímetro en la Ciudad de México.

Su ingreso fue a las tres de la tarde y salió hasta el jueves cerca del mediodía, provocando que faltara a la práctica cementera.

Nadie está señalando que Rojas tenga problemas de alcoholismo —bueno, aquí es mejor no meter la manos por nadie—, pero sí fue detenido es porque superó el límite permitido para poder manejar, éste es de 0.40 grados de alcohol, el equivalente a una copa de vino o una cerveza.

La participación de los celestes agoniza en el Torneo Apertura 2015, ya que por tercer campeonato consecutivo se quedan sin aparecer en la Liguilla, lo cual significa para efectos de estadísticas que llegarán al próximo diciembre a la mayoría de edad, sin poder ganar un título de Liga. 18 años de tristezas e ilusiones desquebrajadas.

Se estima que para el siguiente semestre se acerca una limpia en el plantel capitalino, directiva y cuerpo técnico estarían planeando una reestructuración completa, donde los hombres con mayor tiempo en la institución y con un rendimiento cuestionable, podrían comenzar a buscar otras alternativas para continuar su carrera.


twitter@Paco_Arredondo_