Desde el vestidor

Los golpes bajos en la Liga Mx

La aparición pública de los documentos con el acuerdo de pagos diferenciados, firmado por  la directiva de Jaguares de Chiapas y el uruguayo Egidio Arévalo, se consideró en el sureste como una traición, no solo del jugador, sino del Veracruz, ya que sienten que fue un golpe bajo, entre dos de las entidades que pelearán este semestre por la permanencia en la Liga Mx.

Ese dardo que fue lanzado por Arévalo, ahora prestado por Chiapas a los Tiburones, sin duda llevaba la intención de buscar que las autoridades del circuito pusieran el dedo inquisidor al propietario de los chiapanecos, Carlos Hugo López Chargoy, a quien ya le están obligando a vender a su equipo para el final del Clausura 2017.

Nadie puede tapar, ni justificar los atrasos en el pago de sueldos de la dirigencia sureña, pero tampoco se tuvo un tacto fino y bien investigado para desestabilizar a este club con el tema de incumplimientos salariales, porque ahí la Liga Mx siempre saldrá jugando con sus cartas, para justificar sus acciones y defender a uno de sus socios.

Aunque las explicaciones del mismo presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla, tenían como misión dejar las cosas claras y reiterar que Chiapas no debía, porque existía un acuerdo de intención de pagos, la realidad es que solo volvió a demostrar que en el futbol mexicano todo puede pasar,  se solapan y hasta mienten con el reglamento en la mano.

Ahora, fue precisamente la Liga que tuvo que salir a tapar ese agujero que siempre ha dejado abierto, y más, porque se puso al descubierto las formas tan poco elegantes que utilizan, aunque después se molesten, porque se duda de su palabra.

Lo que no hay que perder de vista es que en los próximos meses los golpes bajos y fuera de la cancha entre directivas involucradas en la lucha por no descender, será parte de la competencia, ya sé que muchos saldrán a decir que estoy exagerando, pero el señalamiento está sobre la mesa.

En el sureste mexicano creen que esa información se orquestó desde el seno de los veracruzanos, que se trató de un plan para buscar que descendiera a través de la desafiliación; situación que se agrava, porque consideran que se está actuando sin recordar que ellos les prestaron a Egidio Arévalo y sin costo alguno.

Sería importante que todos los involucrados en el tema del descenso se pusieran a trabajar en la cancha y dejar de pensar que si hay otras alternativas desde el escritorio para sacar ventaja y lograr salvarse, obviamente sacando asuntos extra cancha de sus rivales.

PEÑALBA DEBERÁ MODERARSE…

O su paso por Cruz Azul será más en las tribunas por las expulsiones que pudiera acumular este férreo jugador, o la directiva celeste también está a tiempo de hablar con su futbolista, ya que por más intentos que hizo para que le quitaran la tarjeta roja y suspensión, nada pudieron hacer.

Para fortuna del jugador no se pudo comprobar el supuesto escupitajo que habría lanzado a Nicolás Castillo de Pumas, ya que la Comisión Disciplinaría no encontró ese video que lo hubiera enviado seis partidos a la congeladora; este tema de las acciones nada profesionales de algunos futbolistas, se ha convertido en el talón de Aquiles de los directivos de la Liga Mx. 

twitter@Paco_Arredondo_