Desde el vestidor

El lavadero de Chivas, una constante

Terminar entre chismes y diretes una relación laboral en Chivas del Guadalajara suele ser una constante, y para no salir de los guiones manejados desde 2002, cuando Jorge Vergara Madrigal adquirió al cuadro tapatío, volvió a verse envuelto en malos entendidos y polémicas innecesarias con sus ahora ex empleados, los hermanos José Manuel y Néstor de la Torre Menchaca.

El proceder que ha tenido Vergara Madrigal para deshacerse de sus colaboradores siempre se signa bajo los mismos guiones, echando la culpa a los demás de sus decisiones, y máxime cuando mas cosas se están hundiendo, en esta ocasión no fue la excepción con la forma de lavarse las manos al momento de encontrar al responsable del cese de Chepo.

De inmediato señaló a Néstor como el autor intelectual de esta determinación, que a fuerza de ser honestos y sinceros, nadie podía evitar que se tuviera que buscar otra opción, para en estos intentos desesperados se pueda salvar al equipo que simplemente, no daba esperanzas de un cambio rotundo y contundente.

Las formas nada elegantes, y sin categoría que asumió el empresario tapatío para decir que los hermanos de De la Torre eran los responsables de toda esta catástrofe que atraviesa el Rebaño Sagrado, y desde luego que tiene razón, pero quizá lo cuestionable es que se sacude la parte de responsabilidad que le corresponde, echando la bola a otros.

Obviamente era de esperarse que Néstor también convocara a conferencia de prensa para defenderse, y para su mayor tranquilidad poner ante los ojos de la opinión pública una serie de e-mails donde revelaba cómo se dieron las cosas al final de sus gestión como presidente de las Chivas, la cual estaba perseguida y cuidada por José Luis Higuera, el asesor de lujo de Vergara Madrigal.

Todo este tipo de acciones solo terminan por empañar la ya golpeada y lastimada actualidad del club Guadalajara, pues suponemos que sus fieles seguidores a quienes lo único que realmente lo único que les interesa es que su equipo se convierta en uno de los verdaderos aspirantes al título y logre lo antes posible alejarse de la quema del descenso.

Y quizás lo que menos les importa es quién corrió o no en su momento a Adolfo Bautista y recientemente a Ángel Reyna, este último, según palabras de Jorge Vergara Madrigal, era un talento desperdiciado y que aprobó que fuera enviado a entrenar a la Tercera División, por actos de indisciplina, pero ahora resulta que él no estaba de acuerdo.

En fin, son las mismas, y vergonzosas historias de como se terminan las relaciones laborales en Chivas, donde un tiempo eres el mejor elemento que pudo haber llegado y después eres el error mas grande que se pudo tener, mientras que el dueño del equipo, sigue sin hacerse un profundo auto análisis de sus acciones y procederes.

Ahora inicia un nuevo romance con Matías Almeyda, el estratega argentino que llego en lugar de José Manuel de la Torre y quien inició favorablemente su gestión, línea que pretende mantener este sábado cuando visiten la cancha del estadio Azteca para la edición 219 del Clásico Nacional.

Almeyda es el nuevo juguete de Vergara Madrigal, quien advirtió que llevaban meses negociando con su ahora entrenador, y si los tiempos son exactos, pues en eso momentos los representantes del sudamericano, también buscaban colocarlo en otros clubes de la Liga MX.

Lo importante ahora es seguir esperando con los resultados sobre la mesa, si la llegada del ex entrenador de River Plate y Banfield, llego por que se tenían todo proyectado desde meses atrás, o la urgencia que pasaba Chivas, ahora si fue atacada con las medidas exactas y contundentes.


twitter@Paco_Arredondo_