Desde el vestidor

Sin intermediarios llegó Osorio

La administración de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), encabezada por Decio de María Serrano, defenderá a capa y espada su apuesta de poner en el banco de la selección a Juan Carlos Osorio, ya que es un proyecto gestado por los principales responsables de contratar al estratega colombiano.

Tras la presentación de Osorio en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de la FMF surgió el tema por querer saber, quién o quiénes —además de los federativo— habían intervenido para que se diera su llegada al Tricolor, y de inmediato las fuentes consultadas advirtieron que toda la negociación fue directamente entre las partes involucradas.

En estos tiempos de la globalización del futbol resulta increíble creer que ningún promotor, representante o intermediario tuvo injerencia en la determinación de la FMF, y hubo quien advirtió que el presidente del organismo, fue tajante con sus principales hombres en esta tarea al advertir que cualquier operación debía realizarse de frente y sin pagar comisión alguna.

Los dirigentes prefirieron preguntar entre quienes en su momento tuvieron interés en traer de regreso al estratega sudamericano, y fue así que buscaron a los directivos y ex directivos de esos clubes mexicanos que lo pretendieron como Pumas, Monterrey y hasta Chivas, quienes conocían más sobre sus teorías y fórmulas.

También se acercaron aquellos técnicos nacionales que en diferentes etapas tuvieron contacto con Juan Carlos Osorio, para después realizar varios viajes a Brasil para tener los primeros acercamientos y posteriormente continuar con esas largas charlas que finalmente los llevaron a decidirse por él.

De ser ciertas todas estas versiones, entonces se deben descartar todas la elucubraciones vertidas en las últimas semanas, sobre las supuestas intervenciones de promotores como Carlos Hurtado o Guillermo Lara en esta arriesgada operación de la FMF, la cual desde raíz fue y será juzgada hasta que lleguen los primeros resultados de Osorio al mando del Tricolor.

Una de las razones de peso para conducir así esta contratación, quizá responda a las prácticas que tiene para trabajar el mismo Decio de María Serrano, a quien se supone no le gusta echar mano, ni mucho menos valerse de intermediarios en situaciones tan arriesgadas y en esta ocasión parece que se confirma.

Lo cual también pudo echar abajo o mejor dicho al buzón de correos no deseados, todas las propuestas que le pudieron llegar a De María Serrano, y aquí podemos enlistar a varias de las propuestas en recibió como son los españoles Juan de Ramos o José Antonio Camacho, entre otros que fueron ofrecidos, tras el cese Miguel Herrera.

Juan Carlos Osorio ya duerme en territorio mexicano desde hace varios días y con el cargo como estratega del seleccionado mexicano y, muy a pesar a los detractores de esta cuestionada decisión, es y será hasta que los resultados lo dicten, el responsable de encontrar un camino sin complicaciones para llegar a la Copa del Mundo de Rusia 2018.

Y para cerrar y subiéndonos al carrito de aquellos que creen que hay que darle el beneficio de la duda, de algo que sí podemos estar tranquilos es que con este técnico solo nos tendremos que preocupar por su trabajo en la cancha y no en sus escandalosas declaraciones o si anda de Don Juan en la zona de Polanco como sucedió con Sven-Göran Eriksson. Osorio se ha mostrado como un hombre de familia y con principios fundamentados y sólidos.


twitter@Paco_Arredondo_