Desde el vestidor

Se juega en el estadio Azteca, pero condicionado

Finalmente se logró conciliar con los líderes de la selección nacional que se dispute la siguiente parte del Hexagonal final de la Concacaf en el estadio Azteca, pese a su petición de dejar la Ciudad de México para dichos compromisos, argumentando que la altitud de la capital era perjudicial, principalmente, para los que vienen del balompié europeo.

De acuerdo con lo sucedido en las últimas semanas, como parte de las negociaciones, se logró que se mantenga el Tricolor como local en su casa, que es el Coloso de Santa Úrsula, pero también los jugadores —que apoyan la petición de Miguel Layún, precursor de mover la sede el equipo mexicano— consiguieron que la concentración para los partidos de marzo, ya no sea en el Centro de Alto Rendimiento (CAR).

Por esa razón. el cuadro que encabeza el colombiano Juan Carlos Osorio se trasladará al estado de Morelos para estar concentrados en Sumiya, donde en 1999 se hospedó la selección que bajo las órdenes de Manuel Lapuente se adjudicó la Copa Confederaciones de ese año, derrotando a su similar de Brasil en el Azteca.

Solo bajo esta condicionante de salir de la altura de la Ciudad de México fue como aceptaron los seleccionados las sugerencias o propuestas de la Comisión de Selecciones, porque ellos estaban aferrados a que se debían mover a otra plaza del interior del país, su primer argumento fueron los efectos físicos que tiene para los que vienen del futbol europeo el jugar en la capital.

Aunque, otro de los motivos era la presión que ejerce sobre ellos y, principalmente, sobre Juan Carlos Osorio, la afición en el estadio Azteca, pero también la misma Federación Mexicana de Futbol sabía que no podía terminar aceptando todo lo que pedían los jugadores, era correr muchos riesgos, que se consideran innecesarios.

¿DÓNDE ESTÁ ALAN ZAMORA?

Con la reestructura que hizo el técnico Carlos Reinoso en los Tiburones del  Veracruz para este Torneo Clausura 2017, muchos jugadores no solamente salieron del club, sino que muchos otros que se quedaron simplemente han tenido que soportar el ser relegados, ya que no entran en los planes del chileno.

Uno de esos casos es Alan Zamora, quien se supone tiene contrato vigente con los escualos, pero al no estar considerado por el actual cuerpo técnico, habría quedado fuera del equipo, pero el tema es que no le quieren dar su liquidación o rescisión completa, por eso el tema se ha metido a la Comisión de Resolución de Controversias.

Trascendió que la  directiva veracruzana solo ofrece dos meses, pero el jugador obviamente está inconforme con esa postura, porque se supone que también le adeudan sueldos caídos.

Pero el caso de Alan Zamora es uno de los varios casos que se viven en las entrañas de los Tiburones, porque hay otros jugadores extranjeros que llegaron para este certamen y a los cuales el estratega ya les advirtió que no jugarán, ya que él no los pidió, ni mucho menos los trajo al club. 

twitter@Paco_Arredondo_