Desde el vestidor

Una cuestión comercial salir del estadio Azteca

La postura de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) de estudiar la posibilidad de sacar a la selección del Estadio Azteca, en primera instancia lo atribuyen a que la altura de la Ciudad de México también afecta a los jugadores nacionales que militan en Europa, aunque en el fondo también podrían existir dos razones que influirán en la decisión.

Más allá de la versión que reveló el mismo presidente de la FMF, Decio de María Serrano, en el sentido de que la situación se analiza porque creen que se estaría dando mucha ventaja respecto al rendimiento de la base del Tricolor, y creen que es el último lujo que se podrían dar en el Hexagonal final de la eliminatoria mundialista.

Una posición respetable la asumida por los federativos, aunque quizá también sería importante señalar que la intensión de hacer esa mudanza se debe a la petición de varios jugadores de la selección, en especial algunos de que los que vienen del futbol europeo, quienes se siente desprotegidos por parte de la afición en el Coloso de Santa Úrsula.

Todo se desencadenó con los gritos contra el técnico Juan Carlos Osorio, donde la afición –el pasado 6 de septiembre– mostró su inconformidad por la presencia del colombiano en el banco del Tricolor, actitud que fue repudiada por varios seleccionados al término del partido ante Honduras.

Algunas fuentes dentro de la FMF advierten que el tema de la altura está resuelto, y que jamás se ha considerado como un punto de peso para salir del Estadio Azteca, y que la postura de los seleccionados es escuchada, pero no trascendental para este tema, porque en realidad los dirigentes creen que el inmueble mundialista ha dejado de ser un escenario que resulte fácil de operar.

Un razonamiento que –por lo que significa ese estadio en la historia del futbol mexicano– resulta difícil de aceptar, pero hay un grupo de dirigentes que analizan varios puntos, porque además de que es poco operable, se piensa que también es complicado de acceder, llegar, ya no es un estadio que garantice los llenos, aunque sean partidos de la selección.

Es aquí donde surgen como opciones sedes como el TSM de Torreón, el Jalisco en Guadalajara, el Volcán de los Tigres en Nuevo León, y hasta el renovado Nemesio Diez en la capital del Estado de México.

A LA FIERA LE FALTABA...

Alguien que asumiera una actitud más enérgica y que hiciera entender a los jugadores del León que si algo tenían que recuperar, era precisamente ese pundonor que en el último semestre perdieron con Luis Fernando Tena Garduño como su estratega, lo que finalmente desencadenó en su despedida del equipo del bajío.

Con la llegada del argentino Javier Torrente todo indica que se terminaron los momentos de relajamiento, esos que los pusieron en una situación complicada, y que el ex auxiliar de Marcelo Bielsa lo primero que hizo fue poner orden y advertir que en esta nueva etapa nadie se puede dar por bien servido con medio entrenar.

Las prácticas con Torrente son intensas, perfeccionistas, y si algo no le parece de inmediato alza la voz y detiene el entrenamiento, no sólo para corregir, sino para mostrar que si alguien tiene la autoridad es él.

twitter@Paco_Arredondo_