Desde el vestidor

Romero y Sosa, cerca de 20 millones de dólares

De acuerdo con las cifras divulgadas por la Liga Mx, respecto a los 95 millones de dólares que se pudieron haber movido el pasado miércoles en el Régimen de Transferencias, en solo 75 operaciones, casi 18 millones de billetes verdes se gastarían por los fichajes de Silvio Romero a las Águilas del América e Ismael Sosa a los Tigres.

Se estima que por Romero los americanistas habrían pagado ente 7 y 8 millones de dólares, dinero que esperaban con ansiedad en la misma Liga Mx, ya que servirá para cubrir la gran parte de adeudos que viene arrastrando la actual directiva de Jaguares de Chiapas, entidad que dejó como garantía de pago el pase del sudamericano.

De hecho, todos los involucrados en el tema, cruzaban los dedos la noche previa al draft y durante las horas que transcurrieron para que se oficializara la negociación, aunque era difícil que se pudiera caer, siempre existía el temor de que algo pudiera pasar, y entonces todo lo avanzado de nada hubiera servido.

Finalmente, Silvio dejará la selva chiapaneca para enrolarse con una de las instituciones más importantes de la Liga Mx, y eso se lo hicieron saber quienes desde el club capitalino entraron en contacto con el jugador, quien también sostuvo una charla previa con el técnico Ignacio Ambriz.

Aunque algunas fuentes también consultadas advirtieron que la llegada de Romero a Coapa se dio luego de que les fue imposible alcanzar las pretensiones de Pumas por Ismael Sosa, y como se ha hecho costumbre en los últimos años, Tigres puso por delante todo su poder económico para llevarse a sus filas al ahora ex goleador auriazul y desembolsar unos 9 millones de dólares...

Así fue como Romero y Sosa se convirtieron en los dos fichajes más costosos de este verano en el futbol mexicano.

Pero hubo otros clubes que se vieron más austeros o con una estrategia menos arriesgada, como los Diablos Rojos del Toluca que se marcharon de Cancún del draft de Primera División, sin gastar por aquella experiencia que les dejó haber pagado 5 millones de dólares por Lucas Lobos, y al final la inversión no arrojó los dividendos esperados.

Mientras que Pumas se regresó con un poco de dinero para amortiguar sus finanzas, quizá no con el esperado, porque llegaron al Caribe mexicano dispuestos a colocar hasta el Pebetero de CU, porque su economía pasa por una difícil situación, por eso buscaban afanosamente desprenderse de varios de sus jugadores más importantes o de mayor cartel.

El proyecto iba bien hasta que Dante López les echó abajo una negociación con Jaguares de Chiapas y dos o tres más en el Ascenso Mx, a donde el paraguayo no quiso ir, ambas alternativas las sentía inferiores para su paupérrimo desempeñó de los últimos años.

DE PENA AJENA

Lo hecho por el técnico de Cruz Azul, Tomás Boy Espinoza, en la zona de llegadas del Aeropuerto de la Ciudad de México, donde se acabó a insultos a una mujer de la policía, solo porque no le permitió regresar o subir en sentido contrario, por una escalera eléctrica.

Esto sucedió el jueves al medio día en la Terminal 2, cuando Tomás trataba de recuperar o recoger un objeto que había dejado en la parte de arriba y el cual estaba en manos de su hijo y auxiliar también, cuando la autoridad se percató que el estratega trataba de subir o regresar en sentido contrario.

Boy Espinoza le explicaba que solo recogía lo que había olvidado y listo, pero obvio eso está prohibido, fue entonces que se puso iracundo y altanero, "no sea usted tarada, no sea usted tarada", le gritaba el ejemplar entrenador a la mujer, que además trabaja de policía e hizo valer su autoridad para enojo de peculiar personaje.

Este penoso incidente nadie me lo contó, nadie me fue con el chisme, de todo ello me percaté, porque justo venía saliendo del WC en dicha zona del aeropuerto capitalino, y fue realmente triste ver el comportamiento de Tomás, quien seguramente donde me vea, querrá lanzarse a los golpes. Una actitud a la que un servidor y varios más, estamos acostumbrados.

twitter@Paco_Arredondo_