Desde el vestidor

Regular naturalizados: reto de la Liga MX

El incremento que parece imparable de futbolistas no nacidos en la Liga MX, pero que tienen cupo de naturalizados que cuentan con pasaportes mexicano, está bajo análisis del Comité de Desarrollo Deportivo de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) con la finalidad de encontrar si es benéfico o no echar mano de estos elementos.

Para este Torneo Apertura 2015 se tienen registrados a un total de 156 no nacidos en México, los Xolos de Tijuana es el club que más tiene en su filas con 16, mientras que los Guerreros de Santos Laguna solo seis.

Las Chivas del Guadalajara, que su filosofía es contar con solo jugadores mexicanos, tiene en sus filas jugadores con doble nacionalidad, principalmente mexicano-estadunidense: Isaac Brizuela y Miguel Ponce, pero con la nacionalidad mexicana por nacimiento debido a sus raíces.

Por primera vez en la historia de nuestro balompié están inscritos 54 jugadores naturalizados, en el torneo anterior fueron 42. Los de reciente naturalización que fueron registrados son: Miguel Pinto (Atlas), Joao Rojas (Cruz Azul), Héctor Mancilla (Dorados), Hernán Darío Burbano (León), Rodrigo Millar (Morelia), Ariel Nahuelpán (Pachuca), Gustavo Matías Alustiza (Puebla), Édgar Benítez (Querétaro), Danilinho (Querétaro), Andrés Yair Rentería (Santos), Guido Pizarro (Tigres), Roberto Nicolás Saucedo (Toluca) y quien está de regreso es José María Basanta (Monterrey).

Los dirigentes de la Liga MX se defienden, argumentando que abrir la puertas a este tipo de jugadores no limita, ni mucho menos perjudica al futbolista mexicano, ya que el objetivo es generar una mayor competencia, y que los sí nacidos en el país luchen en la cancha por un sitio en los primeros equipos de los clubes.

Este proceso que inició con solo tres futbolistas mexicanos por adopción con el paso de los años se fue extendiendo hasta llegar a un presente devastador, ya que apegados y apoyados por las leyes del país, los directivos de los equipos y la misma Liga MX han dejado crecer esta invasión, sin que por el momento nadie la pueda frenar.

Y obviamente será complicado detener, pero sí se puede encontrar una regulación al respecto, y es precisamente lo que está a discusión entre los miembros del Comité de Desarrollo integrando por los equipos: los representantes de América (José Romano), Pachuca (Andrés Fassi), Santos (Alberto Canedo), Atlas (Álvaro Dávila), Guadalajara (Néstor de la Torre), Tigres (Alejandro Rodríguez), Monterrey (Luis Miguel Salvador) y Tijuana (Ignacio Palou).

Se antoja una tarea minuciosa, pero principalmente de pensar los mecanismos que cuenten con los argumentos legales para evitar que constitucionalmente les genere una problemática de otras dimensiones, ya que el tratarse de ciudadanos naturalizados, pero con los mismos derechos y obligaciones como cualquier otro mexicano, se debe actuar con mucha cautela.

Pero siendo realistas los dirigentes mexicanos son los principales responsables de este tipo de problemáticas, y no es que se esté en contra de sus derechos laborales, sino de fichar a mexicanos por adopción que de verdad marquen la diferencia.

¿O será que después de varios años por fin estamos ante la posibilidad de reducir en el papel el número de jugadores extranjeros, para disfrazar un poco el excesivo fichaje de futbolistas naturalizado? Este tema se podría terminar de planchar a finales de este 2015 y quizá incluirlo en los reglamentos para el siguiente año futbolístico que es Apertura 2016 y Clausura 2017.


twitter@Paco_Arredondo_