Desde el vestidor

La disciplina, un elemento a considerar en el Tricolor

La ausencia del delantero Carlos Vela de la lista del técnico Juan Carlos Osorio para los duelos ante Canadá responde simplemente al cumplimiento de una orden y lineamientos que deben imperar en el Tricolor, por eso resulta extraño que los directamente involucrados en el caso insistan en querer ocultar la verdadera razón de prescindir del delantero de la Real Sociedad de San Sebastián.

Tanto el estratega del cuadro mexicano como los responsables de la Comisión de Selecciones, no solo estaban enterados de la medida que pedía a gritos la directiva del cuadro donostiarra, sino que aceptaron la petición de solidaridad para poner un alto a las indisciplinas del cancunense, quien cada día advierte con sus actitudes que se quiere marchar de San Sebastián.

Ese tema en los próximos meses se definirá y se podría poner fin, ya que se insiste en que su futuro está en el futbol de Estados Unidos. Aquí lo cuestionable es por qué se insiste en querer demostrar que el no llamarlo para los duelos eliminatorios responde a su bajo rendimiento, o que su club lo necesitaba para ponerlo a punto.

Cuando todos los involucrados, directa e indirectamente en este asunto, sabían que todo responde a que no cumplió con protocolos de disciplina que rige el reglamento interno del Tricolor, mismo que contempla y valora el comportamiento de los jugadores no solo cuando vienen a la selección, sino en sus respectivos equipos.

Así de sencillo, sin tantos tapujos esa es la realidad que dejó fuera en esta ocasión al delantero mexicano de ser parte de los juegos eliminatorios ante los canadienses, el mismo presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Decio María Serrano, fue el encargado de frenar todo y en una postura plausible el dirigente atacó directamente el tema.

Se está muy a tiempo para evitar caer en los errores del pasado, y de generar polémicas innecesarias, la historia advierte de distanciamientos del mismo Carlos Vela con la selección porque no le gustaban las medidas disciplinarias impuestas en otros momentos, por eso sus constantes negativas de acudir a los llamados del cuadro nacional.

Lastimosamente vuelve a estar inmerso en este tema el goleador mexicano, y hay elementos a considerar para que el pasado no se repita, ni con el mismo jugador, ni con la selección nacional.

Nadie se debe asustar, ni tampoco poner en una actitud rebelde, ni mucho menos negativa, porque ya desde ahora se comienza a pensar y preguntar si Carlos les volverá a poner la cruz a los directivos mexicanos; es decir, que en caso de ser convocado por Juan Carlos Osorio, vuelva asumir la actitud poco negociable.

La historia es conocida, nadie se puede hacer el desentendido, es momento de generar un ambiente de cordialidad y solidaridad, pero donde el único objetivo realmente importante sea la selección y su camino rumbo a Rusia 2018, adonde los dirigentes de la FMF, creen y esperan que sea sin complicaciones como en los últimos tiempos.


twitter@Paco_Arredondo_