Desde el vestidor

Guerrón, salvado por el mismo reglamento

Los empujones que propinó el ecuatoriano Joffre Guerrón a José Alfredo Peñaloza, no sólo asustaron al mismo árbitro con gafete de FIFA, sino que, para su fortuna, fue considerada como una falta de respeto a la autoridad, pese a que fue evidente su acción agresiva y carente de cualquier raciocinio.

El cruzazulino fue sancionado con dos partidos de suspensión, mientras que Peñaloza quedará fuera de actividad por el resto del Clausura 2016 y posiblemente de la Liguilla, pues mientras en la Comisión de Árbitros pusieron mano dura ante sus distracciones por mostrar al ecuatoriano tres tarjetas amarilla, el futbolista casi pasó con fuero ante la Disciplinaria.

Lo que se vivió el pasado sábado en el estadio Azul entre Guerrón y Peñaloza es una constante entre jugadores y colegiados, es una evidente falta de autoridad de los encargados de imponer el orden en la cancha, pues están sin protección de quienes aplican las sanciones.

Todo indica que es urgente una reforma a los reglamentos dentro de la Liga MX, más cuando se trata de poner un alto a quienes se sienten libres de hacer lo que mejor les parece, como en este caso Guerrón de agredir, porque a todas luces golpea en el pecho al silbante, quien además de carecer de personalidad para imponer su autoridad, se mostro tibió, asustado y frustrado.

Este tema que ha provocado diferencias entre las autoridades del arbitraje y quienes aplican los reglamentos, debe ser estudiado, analizado de inmediato y quizá uno de los foros para exponer una vez más la situación sea en la Semana del Futbol mexicano en el próximo junio, en Cancún.

Ya es una práctica común y hasta cierto punto comodina de los jugadores retar, insultar y mangonear a los árbitros, mientras las autoridades de la misma Federación Mexicana de Futbol (FMF) y la Liga MX, más preocupadas por el espectáculo, siguen sin frenar esas agresiones y actos poco profesionales.

EN OTROS TEMAS...

La división de pensamientos y quizá hasta de objetivos en el seno de Jaguares de Chiapas, pues aunque resulte extraño, hay voces entre los mismos jugadores que consideran que las acciones tomadas —dejar de entrenar— como protesta por al atraso en sus pagos, ya se salieron de control.

Dentro del cuadro chiapaneco se piensa que se ha exagerado, ya que aunque existieron los retrasos, –mismos que se supone quedaron saldado a media semana–, también se considera que lastimosamente se enfocaron más en pelear, que demostrar en toda la extensión su profesionalismo, y ello desencadenó que el equipo esté fuera de la fiesta grande.

Además, los actos de jugadores en especifico el joven Adrián Marín, quien publicó una foto en plena "borrachera", también puede resultar un fuerte golpe a la supuesta solidaridad existente entre el grupo, pues en términos prácticos fue una bocanada para la misma directiva.

EN CRUZ AZUL

Se escuchan propuestas, se charla con candidatos para el puesto de director técnico en caso de que el tambaleante proyecto de Tomás Boy se siga desmoronando. Es un secreto a voces que muchos se frotan las manos, para ver caer al Jefe y el paso de la Máquina en la recta final del torneo poco parece ayudar para una continuidad.


twitter@Paco_Arredondo_