Desde el vestidor

¿FMF desaparece o ‘maquilla’ a promotores?

La Federación Mexicana de Futbol desaparece la figura del representante de jugadores, y ahora con el nuevo Reglamento sobre Intermediarios de la FMF, aprobado el pasado 24 de abril, sólo podrán ejercer bajo el nombre de intermediarios, quienes cumplan con cada uno de los requisitos administrativos, financieros y, lo más importante, que sean reconocidos bajo contrato, por el jugador o club que solicite sus servicios.

El pasado lunes fueron convocados los únicos once intermediarios reconocidos por la FMF, entre los que destacan Eduardo Hernández, Gerardo Olvera, Mauricio García de la Vega, Manuel Velarde, entre otros, a quienes se les informó de los cambios que se hicieron a dicho reglamento.

La Federación Mexicana de Futbol, como entidad afiliada a la FIFA, apoya incondicionalmente al máximo órgano rector del balompié internacional para proteger a jugadores y clubes, por ello, regulará y vigilará celosamente la actividad que realicen, motivo por el cual, deberán reportar cada una de las cantidades de las operaciones efectuadas.

Estos intermediarios deberán contar con un Carnet de Registro,  mismo que se les otorgaría tras ser sometidos a un examen de 20 preguntas sobre las legislaciones en la materia que rigen en la FIFA y también civiles. Cada uno de los aspirantes tendrá de 60 a 90 minutos para responder el cuestionario.

Será calificado de acuerdo con la puntuación mínima requerida para aprobar por la FMF.

En caso de no existir ningún impedimento para ser certificado como intermediario, el interesado debe depositar una fianza de 100 mil dólares; cabe destacar que para poder laborar debe existir también un contrato de representación con el jugador o club que los haya buscado.

Los pagos por estos servicios se calcularán en función del ingreso bruto anual del jugador y queda prohibido otorgar como beneficio automóviles, bienes inmuebles, bonificaciones por puntos o cualquier incentivo que no esté garantizado, mientras que los clubes deberán pagar al Intermediario una cantidad global y fija.

La remuneración por sus servicios no deberá superar 3 por ciento del ingreso bruto del salario del futbolista y si es contratado por un club para efectuar alguna operación, el pago de este no será mayor a 3 por ciento de la posible suma por la transferencia.

Los intermediarios bajo este nuevo formato tendrán derechos y obligaciones, pero en caso de caer en irregularidades serían sancionados con una suspensión temporal o definitiva, y multados por la Comisión Disciplinaria de la FMF, la cual se estima al menos de 5 mil dólares. El Código de Ética también se les aplicaría.

Todo suena maravilloso, pero surgen varios cuestionamientos: ¿La FMF en verdad impondrá mano dura?

¿Es decir, esta regulación se cumplirá al pie de la letra, no sólo con quienes estén debidamente reconocidos, sino con aquellos que invaden año tras año el hotel donde se realiza el Régimen de Transferencias? Quienes hasta hoy día trabajan fuera de las leyes del futbol,  o sólo veremos a los once legales haciendo sus operaciones?

twitter@Paco_Arredondo_