Desde el vestidor

El Clásico Nacional que marcaría destinos

Las luces de todos están dirigidas a La Perla de Occidente, este fin de semana el Clásico Nacional 220 robará todas la miradas, por morbo, interés o por ver qué sucede realmente con los dos equipos más populares de la Liga MX, y quienes llegan a este compromiso con sus respectivas presiones.

En el caso de las Chivas del Guadalajara todo parece enfocarse a la curiosidad por saber si realmente, el equipo del buen hombre Matías Almeyda da ese golpe de autoridad, que no solo ellos mismos se exigen, sino toda su afición, esa que sufre con el andar de un Rebaño Sagrado, que no termina de cuajar en este Torneo Clausura 2016.

A lo largo de la semana poco o nada se ha dicho tocando el tema futbol, y no porque esté sea el menos importante, sino porque para mala fortuna de los rojiblancos todo ha estado enfocado a cuestiones extra cancha, esas que han sido una sombra para el duelo más esperado.

Los señalamientos sin pruebas sobre supuestas indisciplinas de Carlos Gullit Peña, a quien se acusó de haber llegado en estado inconveniente al entrenamiento del pasado lunes, además de irresponsables, fueron un golpe a la moral de los integrantes del Guadalajara.

Muchas versiones sobre este respecto se han escuchado durante varios años de Gullit, pero quizá sería interesante que alguien, si es que tiene las pruebas las ponga sobre la mesa, porque acusar es lo más fácil y esto se comenta porque después de haber hablado con el mismo inculpado, creo que se defendió con sus razones.

La realidad es que Peña sí ha dejado todavía mucho que desear respecto a su desempeño con los tapatíos, pero eso no da autoridad a nadie de ensombrecer su estadía en el equipo, y mucho menos soltar a los cuatro vientos de que es un borracho, son acusaciones graves, y que si alguien tiene elementos de peso, que las presente y listo.

El otro punto que también le hizo sombra al Clásico Nacional o al día a día de las Chivas, fue la desvinculación de Ángel Reyna de la institución, y no porque el club hasta donde entendemos, haya tomado esa determinación, sino porque ya era insostenible la relación, con un jugador fuera totalmente de la órbita y necesidades de los rojiblancos.

Reyna desde hace unos meses estuvo consultado con gente de su círculo de conocidos la posibilidad de organizar su despedida de las canchas, cree que el futbol ya es cosa del pasado, aunque la gente que le colabora con sus contratos pudiera estar buscando opciones en el mercado asiático, principalmente en China.

Es un desperdicio que Reyna viva en el exilio y sin derrochar sobre las canchas en todos los estadios ese talento que lo catapultó, es una responsabilidad solamente de él, y de nadie más, pero quizá sería importante que le diera una pensada más a este tema, porque siempre fue un deleite verlo jugar.

En fin cada quien es dueño de su propio destino, ese que ahora está en manos de los actuales jugadores del Rebaño y quienes tienen la oportunidad de cambiar la historia reciente de uno de los clubes que están obligados a marcar la diferencia sobre el resto de los demás en la Liga MX.


twitter@Paco_Arredondo_