Desde el vestidor

Chicago Fire ofreció poco a Herrera

La MLS, en su afán por seguir creciendo, no sólo tiene puesta su mira en el mercado europeo o de otras latitudes, sino también en el mexicano por eso su interés por llevar a sus clubes jugadores como Giovani dos Santos o Carlos Vela; además, sus objetivos también lo tienen centrados en técnicos, como en su momento Carlos de los Cobos con el Chicago Fire, hace cinco años.

Es precisamente este equipo, donde en épocas diferentes militaron el ex portero Jorge Campos o el ídolo Cuauhtémoc Blanco, que lanzó sus ofertas en primera instancia al delantero de la Real Sociedad de San Sebastián, Carlos Vela Garrido, por quien pusieron sobre la mesa un salario cercano a los 7 millones de dólares anuales.

Ahora, la Máquina Roja —propiedad del empresario Andell Holdings— también buscó mediante un intermediario convencer al ex seleccionador mexicano, Miguel Piojo Herrera, para que tomara las riendas del equipo que dirige el canadiense Frank Yallop, pero quien no clasificó a los playoffs de la Conferencia Este.

Solo existió un acercamiento con el Chicago Fire mediante un representante, pero después de charlar y conocer las pretensiones, sobre todo económicas del entrenador mundialista en Brasil 2014, las cosas simplemente se frenaron, porque lo ofrecido por el equipo estadunidense estaba muy por debajo de lo que está acostumbrado a ganar el Piojo.

"Yo les hice saber mis pretensiones, en su momento me hicieron una contra oferta, pero no llegamos a ningún acuerdo", sostuvo el mismo Miguel Herrera a este reportero, al tiempo que desmintió haber tenido alguna oferta por parte de la selección de Estados Unidos.

De acuerdo con reportes de especialistas financieros, Miguel recibió un aumento de 25 dólares a su salario mensual en referencia a lo que cobró de entre diciembre de 2013 y 2014, cuando acordó con la Federación Mexicana de Futbol (FMF) percibir cada 30 días 250 mil billetes verdes hasta la finalización de su relación laboral, pactada en un inicio en la Copa del Mundo Rusia 2018, mismo que terminó en junio pasado.

Se estima que en el tiempo que Herrera estuvo en la selección —que fue de casi dos años— ganó entre sueldo y patrocinadores casi 132 millones de pesos; es decir, que si algo sabe hacer el ex seleccionador mexicano es cotizarse, su trabajo lo avala, y quizá eso fue lo que no calcularon o meditaron los estadunidenses al momento de buscarlo.

El Piojo ya escucha ofertas del mercado nacional para regresar a trabajar en enero de 2016, tras esperar que termine el Apertura 2015, ya que fue cesado de su cargo en Tricolor con el actual certamen ya en marcha y por reglamento de la Liga MX y la misma FMF estaba impedido de dirigir a algún equipo.

De hecho, ayer viernes tomó el vuelo de las 7:00 de la mañana con destino a Tijuana para entrevistarse con el presidente y dueño de Xolos, Jorgealberto Hank Inzunza, así como con el director deportivo de la entidad, Ignacio Palou, quienes además de invitarlo a seguir las acciones del juego ante Pumas, le expusieron su proyecto de trabajo y financiero para el Clausura 2016.

Por cuestiones económicas y deportivas, sin duda Miguel Herrera se topará con una institución seria y comprometida con los proyectos que siempre echan andar, y no es de ahora sino desde que el mismo Hank Inzunza labró el camino en la entonces Primera A, para tener su espacio entre la elite del balompié nacional.

Xolos es una opción real para el Piojo quien, en caso de no alcanzar el acuerdo con los fronterizos, se sabe un tipo cotizado y que también podría ser buscado por otros clubes de los históricos de la Liga MX, como pudiera ser el mismo Cruz Azul, que tiene a Tomás Boy, pero todo puede suceder en las próximas semanas cuando termine el Apertura 2015.


twitter@Paco_Arredondo_