Contra las cuerdas

El gran rival de Chávez Jr.

Se siente feo ver como Julio César Chávez Jr. se empeña en ser su propio enemigo y aunque se sabe en el piso, busca la cuadratura para seguir tirándose de patadas.

Su falta de combatividad causó sorpresa e indignación, pero su actitud post pelea remató lo que quedaba en una carrera que hace cinco años prometía y mucho.

No estoy para juzgar a nadie y tampoco es mi intención, pero cuando un deportista se convierte en su más grande enemigo, es bien complicado superar esos problemas y más cuando en la derrota se sufre casi en soledad.

Tras su pelea con Canelo, Julio estuvo las primeras horas al lado de su abogado, su tío y un par de miembros de su equipo... pero su entrenador y su padre estaban lo suficientemente molestos como para evitar su compañía y ahí desataron una guerra de declaraciones que aún no ve final.

Mientras Julio César Chávez González atiborró de críticas a su hijo, el Junior decidió repartir culpas y hasta ahora la historia sobre lo que pasó no está completa, pues su entrenador y preparador han mantenido silencio, pero no podrán estar así por mucho tiempo.

¿Que si un masaje fue el problema? ¿Que si no obedeció ninguna orden en la esquina? Todo eso está por aclararse, mientras tanto ¡cuidado con el Junior! que a su manera está pidiendo ayuda a gritos, pues hasta ahora ya se pasó todos los semáforos en rojo. 

erikamontoyag@gmail.com • twitter@LaKiks