Contra las cuerdas

Mucho riesgo, poca ganancia

Gennady Golovkin está jugando a jalarle los bigotes al tigre y una pequeña falla de cálculo lo puede llevar a estrellarse.

Enfrentar a un peleador de una división menor es una apuesta que no siempre sale bien, pues si gana fue porque abusó de su tamaño y peso. Pero si pierde... bueno, para qué les cuento si de inflado no lo van a bajar.

Entiendo la desesperación del equipo de GGG de saberse con el tiempo en contra y un puñado de rivales que lo retan por redes sociales y cuando llega la hora de firmar se les va el internet, obligándolo a lucir ante quien tenga enfrente para mantener su vigencia.

Si algo hay que rescatar del duelo entre Golovkin y Kell Brook es la campaña que del kazajo, quien bajo el lema de "el que es perico donde quiera es verde", no le importa llegar de visitante a retar a quien se deje.

Uno que tendrá oportunidad dorada este fin de semana será El Príncipe Cuadras, pues podrá borrar con una sola victoria cualquier duda que dejó cuando se coronó campeón mundial y sobre todo las polémicas que dejó a partir de esa pelea con el incauto tailandés Wisaksil Wangek.

Pero su camino no está pavimentado, Cuadras tendría que imponerse al temido Chocolatito González, quien cimentó su fama a raíz de sus victorias sobre mexicanos.

erikamontoyag@gmail.com
twitter@LaKiks