Contra las cuerdas

Con todo el respeto

Al boxeo femenil aún le faltan años luz para lograr una igualdad con el boxeo de los hombres, y no solo hablo en lo económico, también en lo técnico.

¡Momento! Sé que brincarán un par de feministas... pero, por favor, sigan leyendo...

Lo que ahora nos muestran las boxeadoras solo es la forma en la que las mujeres comienzan a abrir brecha en un deporte que durante mucho tiempo fue algo políticamente incorrecto para una "damita".

A punta de puño limpio veteranas como Laila Ali, Laura Serrano y Mia St. John iniciaron con el trabajo que Jackie Nava y Ana María Torres se encargaron de continuar y ahora pasaron la batuta a una nueva generación.

Con peleas sin miedo y dispuestas a dar gran show –cosa que a veces los hombres se niegan a dar– las mujeres han ganado terreno, pero aún se encuentran con varias trabas que les impiden dar el estirón.

La principal: la falta de oportunidades en Estados Unidos, mientras un boxeador latino necesita dar el brinco a la Unión Americana para que su carrera suba a primer nivel, boxeadoras de todo el mundo aspiran a viajar a México en busca de oportunidades, aprovechando que el desarrollo del deporte es mucho mayor de este lado de la frontera.

Entiendo que el camino es largo y que el tiempo apremia, pero hasta ahora las boxeadoras –que además tienen que ser hijas, madres y hermanas – han demostrado esa fiereza y perseverancia que muchas veces se agradece como espectador.

erikamontoyag@gmail.com
twitter@LaKiks