Contra las cuerdas

Pobre de Klitschko

Cuando parecía que los pesos completos por fin despertarían, llegó Tyson Fury y colapsó de nuevo toda la división que estaba sostenida por palillos, dejando en el limbo todas las expectativas que los fanáticos tenían acumuladas.

En solo seis meses, el desorden mental de Tyson Fury -que lo llevó a una vida llena de drogas, sexo y rock and roll- no solo se llevó entre las patas el futuro del inglés, también metió freno de mano a algo que lleva décadas atascado y que apenas estaba registrando un poco de movimiento.

Del que me puedo compadecer justo ahora es del pobre de Wladimir Klitschko. ¿Se imaginan qué piensa en estos momentos? "Qué idiota fui, cómo fui a perder contra éste". Y sí, contra uno peor no pudo perder. Rompió una racha de décadas sin derrota ante un campeón circunstancial que complicó el panorama de la máxima categoría por al menos un año más.

Lo único positivo de este zafarrancho es que este tiempo de espera servirá para que peleadores como Joseph Parker o Anthony Joshua maduren y no los agarren como "punching bags" y que alguno que otro "globito" se desinfle antes de que tenga al alcance de la mano algún título.

Lo único que me queda es seguir viendo cómo, a pesar de los esfuerzos, la división en lugar de despegar se siguen hundiendo en lodo.

erikamontoyag@gmail.com
twitter@LaKiks