Contra las cuerdas

El que pega primero, pega dos veces


Floyd Mayweather ni berrinche hizo por haber perdido las fechas de mayo y septiembre, obvio que el boxeo no iba a estar esperando por el regreso de un boxeador que por segunda ocasión se tomó dos años sabáticos, pero lo que tuvo de respuesta fue mucho más sutil y demoledora.

El Niño Bonito, y más mimado del boxeo, buscó venganza de los comentarios de Óscar de la Hoya por haber llamado a boicotear su regreso y todo indica que se saldrá con la suya, pues anunciando su pelea antes de Canelo vs. Golovkin, le quita no solo posibilidades de romper cifras dentro del boxeo, dividirá a aquellos fanáticos que se debaten entre el morbo de un show inteligentemente construido y las ganas de ver una buena pelea de box.

Sí, leyeron bien... escribí “show inteligentemente construido”, y el fanático debe estar consciente de que eso es lo que tiene que esperar y nada más.

Tiene razón Stephen Espinosa, de Showtime, al decir que esta pelea es paralela al boxeo y no debe afectar la percepción que se tiene del deporte, porque MayGregor es algo sin precedentes.

Todo lo que pase previo a la contienda será el detonante que obligará a los curiosos fanáticos a desembolsar los casi 100 dólares de Pago Por Evento, solamente para saber cómo será el desenlace de la historia. Pues no nos engañemos, estaremos ahí bien pendientes a ver si de pura recochina casualidad a McGregor se le escapa ese golpe que pueda sentar a Mayweather en el ring y veamos manchado ese récord.

No estoy en contra de Mayweather vs. McGregor, pero lo único que no me gusta es que esta pelea cuente como pelea profesional para un récord que aspira a convertirse en un 50-0. No es justo para aquellos que suben al ring a enfrentar a rivales por el 10 por ciento o menos de lo que esa noche recibirá un peleador probado como Mayweather ante un chico que apenas hará su debut en el pugilismo profesional. Eso es lo que no apoyo. 

erikamontoyag@gmail.com • twitter@LaKiks