Contra las cuerdas

Ojalá y siempre fuera así

Es algo que no puedo negar... el sismo del 19-S dejó una marca en muchos de nosotros y así como sacó la peor parte de algunos, también mostró un lado que me gustaría ver muchísimo más seguido.

El deporte -entre otros rubros- como un buen motor de ayuda es algo que me puso la piel chinita y que a ratos me hizo soltar una que otra lagrimita.

Siempre he dicho que a últimas fechas faltan figuras de peso internacional comprometidas con causas sociales, porque ahora pareciera que el único objetivo de las estrellas deportivas es amontonar cerros de billetes y se olvidan que son el ejemplo de muchos allá afuera.

Es cierto, el deportista muchas veces está en una burbuja que le impide ver el "mundo real", pero hay cosas a las que uno no le puede dar la espalda y pretender que no existen. Y lo sucedido en nuestro México ya traspasó fonteras.

Sin importar colores, equipos, rivalidades o deportes el sismo en la CdMx unió a los deportistas como la voz que invitaba a ayudar y predicaron con el ejemplo, y eso siempre se reconocerá y aplaudirá.

Cómo me gustaría que esta nueva actitud se mantuviera y esos chicos que salen a representar a México sin importar el deporte, mantuvieran el impulso de ese motor de cambio. Que no sea flor de un día.

En el caso del boxeo, encabezados por Saúl Canelo Álvarez, el peleador más mediático que tiene este momento nuestro país, y seguido por figuras legendarias como Marco Antonio Barrera y el Terrible Morales, me encantaría que el ejemplo no se perdiera y que pudiera yo ver que otras leyendas se sumen y sigan propiciando el cambio.

La empatía con la sociedad puede enriquecer mucho la carrera de un deportista y sobre todo alimentar el cariño que siente la fanaticada por ellos. Solo espero que esto no sea algo que dure un par de semanas y luego se desvanezca, para dar paso a ese desinterés por lo que sucede a nuestro entorno.

erikamontoyag@gmail.com • twitter@LaKiks