Contra las cuerdas

¿Por qué tanto amargue?

Propios, extraños, conocedores y no tanto se le han ido con todo a la pelea de Mayweather y McGregor como si en verdad hubiera hecho pedazos al boxeo, pero seamos sinceros: ¿Realmente le pasó algo tan malo?

Abiertamente creo que le hace más daño la moda de algunos campeones que evitan las peleas que deben y se lanzan en busca solo de las mejores bolsas, mientras tras bambalinas los mejores rankeados se truenan los dedos buscando desesperadamente cerrar la pelea que les corresponde... cof cof Terence Crawford.

Lamento desilusionar, pero creo que solo unos cuantos creyeron que podrían presenciar un duelo al estilo Morales vs. Barrera y por eso su expectativa le quedó grande. Mayweather y McGregor desde un inicio solo vendieron la posibilidad de ver cómo reaccionaría Mayweather a un peleador de un estilo rústico y agresivo; mientras que McGregor haría públicos sus pininos en un deporte nuevo... Todo lo demás, fue producto de la gran imaginación de aquellos que esperaban ver una batalla de primera línea.

A mí me dejó satisfecha lo que vi la noche del sábado. Un espectáculo entre dos deportistas de alto rendimiento en busca de dar un buen show y hacer gritar a los fanáticos y de paso ganar carretadas enormes de dinero... ¿que si es justo para los demás boxeadores que posiblemente nunca alcancen esas cifras aunque tengan peleas más duras? Pues no, pero también creo que lo que cosecharon Mayweather y McGregor fue el fruto de mucho trabajo previo, arriba y abajo del ring y del octágono, y no por su linda cara.

Pero hay que guardar paciencia que ya vienen dos semanas muy intensas y súper buenas para el boxeo. Arrancamos con los mejores cinco superplumas del momento el 9 de septiembre, seguidos por Canelo Álvarez vs. Gennady Golovkin para el 16 de septiembre y ahí sí, con todo que habrá muchísimo qué disfrutar.

¡No se amarguen! 

erikamontoyag@gmail.com • twitter@LaKiks