Contra las cuerdas

No hay que abusar

Sin duda, Mikey García está en una posición de privilegio, pero no hay que estirar tanto la liga porque siempre se rompe por el lado más delgado.

Ahora como agente libre puede darse el súper lujo, porque no todos logran esa libertad, pero cada una de las decisiones tiene sus riesgos y él está presionando varios botones que pueden causar estragos importantes.

Primero dejó pasar al boricua Miguel Ángel Cotto y se entendió la decisión, pues a pesar de que era la oportunidad perfecta, el hecho de que lo obligaran a firmar opciones terminó por echar por tierra cualquier plan.

Luego llegó la opción de medirse al campeón Jorge Linares y la propuesta de Golden Boy Promotions de no firmar opciones, lucía como el panorama ideal para lucirse ahora que el venezolano está en un segundo aire que lo catapultó como dueño del título Ligero de la Asociación Mundial de Boxeo, pero al parecer el negocio está jalando al campeón mexicano hacia otros rumbos.

Ayer dio a conocer que en busca de aterrizar una pelea mucho más jugosa, monetariamente hablando, dejará pasar la oferta para enfrentarse al Niño de Oro, y la pregunta es: ¿Entonces contra quién irá?

Todo indica que el ganón sería Erroll Spence Jr., un chico campeón del mundo, invicto, pero que no cuenta con el peso a nivel internacional que le gustaría al promotor del estadunidense.

Está padre que se vea por el bien económico, pues trae estabilidad… pero dónde quedó el hambre por la grandeza deportiva. Creo que habrá que poner en una balanza qué es lo que se busca, pues al final no habrá vuelta de hoja.   

erikamontoyag@gmail.com • twitter@LaKiks