Contra las cuerdas

El demonio está en los detalles

¿Quién no se sorprendió por el doping de Canelo? Debo admitir que a mí me agarro por completo de sorpresa, sobre todo por cómo se maneja Saúl Álvarez dentro del deporte. Siempre ha mostrado cuidado de su cuerpo, nunca se le ve fuera de peso y siempre entrenando, aunque su pelea esté aún lejos.

El hecho de que mencionaran alimento contaminado, me puso a pensar. ¿Acaso todos los deportistas profesionales mexicanos deberán abandonar la carne en su alimentación para evitar problemas? Al parecer, sí. Uno ya no se puede confiar.

Me queda claro que el estar en su ciudad natal y arrancando apenas una preparación llevaron a Canelo a bajar la guardia, pero el resultado puede ser toda una lección para él y el resto de los deportistas tricolores, pues por desgracia para los ojos del fanático convencional la palabra doping es sinónimo de hacer trampa. Así, sin puntos medios.

El problema aquí, con el clembuterol, fueron los tiempos. Este tropezón llegó con el peor timing posible, de cara a una de las peleas que definirán su futuro, pero la disposición del mexicano habla del deseo de dejar las cosas claras.

Lo que sí creo es que de ahora en adelante habrá cero descuidos, pues ya se vio que un error -por más pequeño que sea- puede hacer tambalear a toda la estructura.

Por cierto, no se pierdan detalles de la decisión de la siguiente pelea de Manny Pacquiao, porque como dicen por ahí... el demonio está en los detalles.

Parece ser que hay problemas en el paraíso y para poder definir el futuro del ex campeón mundial... las cosas se pondrán bien buenas. 

erikamontoyag@gmail.com
twitter@LaKiks