Contra las cuerdas

Más que buenas intenciones, por favor

Ayer se presentó la Academia Conade y aplaudo la bonita teoría de ofrecer una infraestructura funcional a los deportistas de alto rendimiento, solo espero que no se quede en la idea de lo bueno que puede llegar a ser y que al final dejen colgados a los jóvenes que buscan opciones para salir adelante.

Pero vayamos round por round: Contrario a lo que dice Alfredo Castillo, sí hay riesgos.

Aunque el director de la Conade no lo quiera reconocer, existe el peligro de que la AIBA se ponga difícil y trunque el camino a una medalla olímpica de los jóvenes que tal vez llevan años soñando con ella y tendrían que acabar conformándose con probar suerte en el profesionalismo.

La Federación de Boxeo, esa fiera mal domada y mañosa que ha dejado una estela de fracasos y malos manejos, no creo que esté muy contenta con la nueva ventana que se abre para los boxeadores amateurs; sobre todo porque, poniendo el panorama claro, no veo que alguien se incline por ellos cuando las condiciones en las que entrenan son deplorables.

Y si no me creen, les recuerdo la historia de cómo secaron los equipos de boxeo cuando tuvieron la inundación. Limpiando ellos mismos el gimnasio y entrenaron hasta que el sol finalmente secó el equipo. Ese es un capítulo que retrata solo un poco de lo que ahí se vive.

El que se abra otro panorama es muy bueno, el chiste será no defraudar a los chicos que pondrán en manos de la Conade no solo sus sueños, también los mejores años de su vida.

erikamontoyag@gmail.com

twitter@LaKiks