Contra las cuerdas

Eso no es boxeo

Que me perdonen, pero el que Connor McGregor tenga una licencia de boxeador no hace que un enfrentamiento ante Floyd Mayweather o cualquier otro sea una pelea para brincar de emoción. Morbosa sí, pero nada porqué aplaudir. Desde aquella vez (2008) que Mayweather subió al encordado para “salvar” a Rey Mysterio de Big Show, que más tarde sería la “pelea” entre el “el mejor peleador del mundo” y “el atleta más grande del mundo”, Money se encasilló como entretenimiento puro e hizo a un segundo término el deporte. Floyd es astuto. Pero contrario a lo que buscan la mayoría de los boxeadores, lo que él quiere no es enfrentar al mejor del momento, para él si el cheque no tiene muchos ceros ni siquiera lo considera. Así McGregor tenga toda la experiencia del mundo en el boxeo, si Mayweather no encuentra el negocio que busca, no se aventurará a jugar con las posibilidades de un golpe perdido. El que Connor tenga su licencia como boxeador es solo un anzuelo dorado con el que espera enamorar a Money para entretener a los fanáticos; pero si esperan que el campeón más escurridizo del boxeo caiga tendrán que echarle ganitas. Y aunque muchos pagaron durante décadas por ver perder a Mayweather, estoy segura se sumarán con una llamita de esperanza para ver si un artemarcialista que solo tuvo “una gran carrera amateur” en el boxeo tiene para vencer al más resbaladizo.  

erikamontoyag@gmail.com
twitter@LaKiks