Contra las cuerdas

Adiós, Klitschko

Me resulta imposible escuchar los primeros acordes de "Can't Stop" de los Red Hot Chili Peppers y no emocionarme, para mí es sinónimo de Dr. Steelhammer y aunque criticado por su estilo, Wladimir Klitschko y su hermano son dos peleadorazos. No solo monopolizaron los pesos completos por 10 años, abajo del ring armaron una infraestructura que les permitió alcanzar nuevos niveles, pero siempre preocupados por no olvidar la cuestión social. Muchos asociaron la larga estancia de Vitali y Wladimir con la muerte de los pesos completos, por esos 10 años en los que nadie pudo abollarles la corona, pero que me perdonen esos críticos de sofá, no es culpa del peleador que no existan retos de nivel en su peso y más cuando ellos cumplieron con todos los compromisos que se les impusieron. La salida del último de los Klitschko -muy a tiempo y sin necesidad de trapear con el apellido el ring- descobijará al resto de los completos que clamaban ser buenísimos y que no brillaron por culpa de los ucranianos. Ahora solo habrá dos opciones: o despegan como los grandes o dejan a la vista las carencias de una categoría que se echó a la hamaca en cuanto vieron a un par de dominantes. Mientras tanto, lo único que podré hacer será tararear "Can't Stop", esperando que alguno de esos chicos entre como un huracán y comience a construir su propio legado.

erikamontoyag@gmail.com • twitter@LaKiks