Contra las cuerdas

Adiós, ‘Junito’

Normalmente me emociona que llegue el fin de semana, y no por el descanso, sino porque podré ver boxeo a mis anchas. Pero este sábado es diferente, éste no me gusta...

Bueno, para ser sincera no es que lo odie, pero saber que se va un peleador como Miguel Ángel Cotto me puede, pues a su lado... viéndolo arriba del ring crecí como periodista.

Aprendí a admirar a ese peleador boricua de pocas palabras, pero siempre educado. Como mexicana me quito el sombrero al trabajo que entregó en el ring dejando en mi memoria, bien grabadas, esas peleas que sostuvo ante Antonio Margarito o el tipo de combate que ofreció ante Floyd Mayweather o Canelo Álvarez y las pláticas que en algún momento llegamos a tener en donde de manera parca intentaba explicar cómo veía él al boxeo.

Me da gusto que tome esa decisión y que él sea el que dice adiós al deporte y no que el boxeo lo saque por la puerta trasera. Pero no lo puedo negar, se le extrañará. Y lo digo así, porque sé que él no regresará como el resto de los peleadores que duran dos años en el retiro y siempre vuelven, Junito no es así.

Extrañaré esas peleas de boricuas vs. mexicanos, donde Cotto volvía locos a los fanáticos y gritaban como si no hubiera un mañana. Eso me ponía la carne de gallina, como si el aire cargara electricidad. Y saber que se retira en el Madison Square Garden ante un rival que no me gusta tanto como el neoyorquino Sadam Ali, es verdad, pero con cuatro categorías conquistadas y varias batallas en su récord de 41-5 y 33 nocauts, Cotto tiene todo el derecho de retirarse bajo sus condiciones y no ante las de alguien más.

Lo ha repetido hasta el cansancio, como si quisiera convencerse a sí mismo que llegó la hora, dice que se va por su familia, porque está bien y quiere disfrutarlos como no pudo hacerlo mientras se preparaba para sus peleas y sí:

Que lo disfrutes campeón. ¡Te lo mereces! 

erikamontoyag@gmail.com • twitter@LaKiks