Contra las cuerdas

El ángulo incorrecto

Aplausos de pie para el organismo que levantó la voz y advirtió que si pelean amateurs contra profesionales pondrían a los pobres chicos en peligro ante el exceso de experiencia de los pros.

Pero una cosa es advertir y tomar medidas para que no se ponga en riesgo la vida de los jóvenes que apenas empiezan a boxear, y otra muy diferente intentar controlar algo que está fuera de su jurisdicción. Pues aunque sea boxeo, entre amateur y profesional hay un mundo de diferencia.

Es un hecho que la AIBA y el boxeo profesional se han declarado la guerra abierta y de tres años para acá no han desistido de sus planes, cada uno jalando para su lado, aunque al final los únicos a los que les pasan por encima sean a los boxeadores que solo buscan mejorar sus condiciones.

Por qué mejor, en lugar de enfrentarse, unen esfuerzos para evitar el consumo de sustancias dopantes o, de plano, si es que no se soportan, cada parte se enfoca en resolver los problemas que les apremian.

Creo que aquí todo se remite a que ninguno intente invadir el terreno del otro... recuerden: "el respeto al derecho ajeno, es la paz", y hasta la conservación de los dientes.

erikamontoyag@gmail.com
twitter@LaKiks